Casa

Cómo eliminar la humedad con sal

eliminar humedad con sal
Guía de pasos para eliminar la humedad con sal

La sal gruesa es perfecta como remedio casero para eliminar la humedad que se forma en el frigorífico, o en cualquier rincón de la casa.

Uno de los problemas más complicados de tratar en casa es el de la humedad, y aunque para evitar su concentración podemos utilizar deshumidificadores, también podemos recurrir a remedios naturales como por ejemplo, la sal. Veamos entonces una guía de pasos en la que os explicamos cómo eliminar la humedad con sal.

La humedad es un enemigo sutil y difícil de identificar y, a menudo, pone en peligro nuestra salud, tanto porque altera los alimentos como porque termina favoreciendo el desarrollo de moho e incluso enfermedades. Por ello, queremos explicaros de qué manera vais a poder eliminar la humedad de una manera simple y efectiva usando tan solo un poco de sal de mesa.

Materiales

  • Sal gruesa
  • Cuenco
  • Bolsas de papel

Pasos para eliminar la humedad con sal

eliminar humedad con sal

  1. La humedad puede concentrarse en distintos rincones del hogar. Donde más suele acumularse por ejemplo, es en el frigorífico ya que este es un ambiente herméticamente cerrado con baja temperatura, de modo que es normal que se forme condensación. Este es un problema para la conservación de los alimentos ya que causa la formación de mohos muy insidiosos que, además de ser un peligro para la salud, también son causa de malos olores que terminan haciendo que todo sea comestible. Para reducir la humedad en un frigorífico, solo necesitas un recipiente de plástico,  lleno de sal gruesa hasta la mitad.
  2. Si lo deseas, también puedes agregar unas gotas de vinagre. La sal es higroscópica y absorberá la humedad.
  3. Una vez saturada, solo pásala al horno para deshidratarla y puedes reutilizarla, al menos hasta que se vuelva demasiado maloliente. En ese punto, solo tienes que tirarla.
  4. Por otro lado, puedes hacer tu propio deshumidificador de sal, con un recipiente, una pieza de malla delgada y una banda elástica.
  5. El cuenco o recipiente se cierra con la red, que debe ser muy pequeña, como una mosquitera, y se fija con la banda elástica. Luego cubrimos con un poco de sal gruesa.
  6. Simplemente colocas este deshumidificador en un punto estratégico de una habitación y déjalo actuar. La sal recogerá el exceso de humedad del aire y, cuando esté saturada, la dejará gotear en el recipiente. Simplemente vacíalo de vez en cuando y reemplaza la sal cuando sea necesario. En cualquier caso, los residuos pueden recuperarse mediante secado y reutilización.
  7. Por último, si necesitas deshumidificar una superficie grande, puedes crear trampas de sal simplemente usando vasos de plástico o bolsas de papel llenas de sal gruesa, dejándolas esparcidas debajo de los muebles y en otros puntos discretos. De esta manera, la humedad podrá mantenerse bajo control durante mucho tiempo sin tener que reemplazar las trampas con demasiada frecuencia. También puedes usar un platillo cubierto con sal para el mismo propósito, que también tiene la ventaja de absorber los malos olores.

Temas

Lo último en How To

Últimas noticias

. . . . . . . . .