Plantas

Cómo cuidar las calas

cuidar las calas
Guía de pasos para saber cómo cuidar las calas

Las calas son unas plantas muy bellas también conocidas como lirios de agua que necesitan de una serie de cuidados muy específicos para que nos duren tiempo.

Las calas son quizás una de las plantas o flores más bellas de cuantas podemos tener en el jardín. Esta es una planta que tal vez conocéis mejor como lirio de agua que requiere precisamente de eso, agua, y de los pasos que te explicamos a continuación para saber cómo cuidar las calas.

La cala (nombre botánico Zantedeschia aethiopica ) o lirio de agua es una planta perenne perteneciente a la familia Araceae. Su nombre proviene de la palabra griega kalos , que significa hermoso. En apariencia, la cala se caracteriza por grandes hojas basales triangulares de color verde claro o un color muy parecido al blanco. Si deseas que al llegar la primavera, las calas plantas broten en su esplendor, puedes seguir los cuidados que ahora te explicamos.

Pasos para cuidar las calas en el jardín

Lo primero para saber cómo cuidar las calas, es decidir si quieres tenerlas plantadas en el jardín o en una maceta. En el caso de tenerlas plantadas en el suelo del jardín, debes hacer esto:

  1. Para plantar las calas y luego poder cuidarlas, debes comprar  bulbos que generalmente se venden de septiembre a diciembre. De hecho, ya en otoño, la cala se puede plantar en el suelo. Los bulbos deben estar enterrados en una posición de media sombra, pero también se adaptan a las exposiciones más soleadas a condición de que la tierra esté siempre húmeda y fresca .
  2. Antes de continuar con la plantación de los bulbos, asegúrate de que hayas cavado bien el suelo y retira las piedras, raíces y malezas.
  3. Es aconsejable enriquecer el sustrato con compost o estiércol para garantizar la nutrición que la planta va a necesitar para su correcto desarrollo. Lo que tienes que hacer entonces es cavar pequeños agujeros de 15-20 cm de profundidad y espaciar las plantas al menos 30 cm entre ellas.
  4. Una vez hayas plantado tus calas, tendrás que proceder con sus cuidados y mantener el suelo siempre húmedo y, si es necesario, es aconsejable que lo cubras con una capa de hojas secas o paja para proteger los bulbos de las últimas heladas. De esta manera, lograrás que las primeras flores se vean al llegar la primavera, aunque no te extrañe si notas que los bulbos comienzan a germinar ya en invierno.
  5. Durante el crecimiento de la planta, el riego debe ser regular y abundante. Has de saber que la cala es una planta pantanosa, por lo que necesita un suministro de agua considerable. Cuando las hojas comiencen a volverse amarillas, suspende la administración de agua. Agrega fertilizante natural para apoyar la floración y siempre elimina las flores secas para evitar que afecte al resto de flores.
  6. En general, las calas son plantas fuertes que no temen el ataque de plagas, pulgones o mohos. Sin embargo, presta atención a los cambios térmicos, ya que no soportan temperaturas demasiado duras o cambios repentinos. En las zonas climáticas más templadas, la cala no debe ser desenterrada, sino que puede permanecer en el jardín durante el invierno. Atención, sin embargo, a las especies más débiles que en su lugar requieren trasplante.
  7. Recuerda, finalmente, que las calas se reproducen por división de los rizomas y rara vez por la siembra. La reproducción por división de los rizomas debe realizarse después de que hayan pasado aproximadamente 2 meses después de la floración.

cuidar las calas

Pasos para cuidar las calas en la maceta

  1. Las calas también se pueden cultivar fácilmente en macetas, tanto como plantas de interior como de exterior. En este último caso, encontrarás la ubicación ideal en áreas de balcón no expuestas a la luz solar directa. Si se expone al sol durante demasiadas horas, inmediatamente notarás un color amarillento del follaje. De este modo, si deseas poder tener flores hermosas incluso en macetas, deberás tomar algunas precauciones.
  2. En primer lugar, es aconsejable saber que la cala cultivada en maceta debe replantearse cada 2 años. Es necesario seguir el desarrollo natural de la planta e irla cambiando a macetas gradualmente más grandes y renovar el suelo.
  3. El clima ideal de la cala es el templado. Es una planta, de hecho, a la que no le gusta particularmente ni el calor ni el frío extremo y prefiere condiciones climáticas frías con temperaturas de alrededor de 20°.
  4. Los aumentos repentinos de temperatura o las heladas pueden ser letales, así que debes tener cuidado de mover de sitio las macetas en caso de mal tiempo o cambios de temperatura. Si ves que pierde muchas hojas será debido a riegos demasiado abundantes o a que está recibiendo mucho aire.
  5. Evita el estancamiento del agua en los platillos y siempre revisa la parte interna de las hojas para verificar si hay pulgones.
  6. El suelo ideal para cuidar de la cala en maceta es suave y como turba. El fondo del jarrón debe prepararse con arcilla expandida para evitar el estancamiento y la consiguiente pudrición de la raíz. Como ya hemos mencionado, el riego debe ser regular y abundante, pero no excesivo.
  7. Las calas pueden permanecer en la maceta incluso durante el invierno siempre que se proteja con un mantillo adecuado. Después de algunos años, si las calas están muy desarrolladas, se pueden dividir en varias partes con uno o dos brotes para la reproducción.

Lo último en How To

Últimas noticias