Vox lleva al Congreso regular el uso del Falcon para evitar los abusos de Pedro Sánchez

Denuncia que Moncloa prepare al presidente eventos de Gobierno para justificar viajes a actos del PSOE

Pedro Sánchez tira de Falcon en plena crisis para llegar a su palacio ‘real’ de vacaciones en Lanzarote

Vox
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el Falcon.

El Grupo Parlamentario de Vox ha registrado una iniciativa en el Congreso de los Diputados que insta a regular por ley el uso del Falcon por parte de Presidencia del Gobierno para evitar su utilización abusiva así como casos de «mala praxis» como los protagonizados por el actual jefe del Ejecutivo, el socialista Pedro Sánchez.

En concreto, según el texto consultado por OKDIARIO, se trata de una proposición no de ley (PNL) que emplaza al Gobierno a regular «el uso por los altos cargos de la Administración General del Estado de la flota oficial a disposición del Gobierno, para acabar con el uso particular o partidista llevado a cabo por todos los Gobiernos de la democracia y, en particular, por los presididos por don Pedro Sánchez Pérez-Castejón». La iniciativa tendrá que ser debatida y sometida a votación en el Pleno de la Cámara.

A juicio de Vox, esta regulación debería contener al menos el establecimiento de «un ‘numerus clausus’ de requisitos objetivos que deban concurrir para que el Consejo de Ministros o de la Junta de Jefes del Estado Mayor pueda calificar como materia clasificada los vuelos realizados por las aeronaves de uso oficial».

Además, la formación de Santiago Abascal reclama que se fije «una distancia mínima de 250 kilómetros por debajo de la cual el traslado del
alto cargo no podrá hacerse en avión, salvo imperiosa necesidad debidamente justificada».

De igual modo, Vox plantea la obligación de que, en caso de que se considere adecuada la calificación del desplazamiento como «materia clasificada», el acuerdo del Consejo de Ministros o de la Junta de Jefes del Estado Mayor incorpore «un informe con el coste que para las arcas públicas ha supuesto el traslado realizado».

Transparencia

En el caso de aquellos vuelos que no cumplan los requisitos para ser calificados como materia clasificada, Vox considera que tendría que publicarse «un informe en el Portal de Transparencia con posterioridad a la realización del desplazamiento» con, al menos, los siguientes datos: ciudades de origen y destino; horas de vuelo; propósito del desplazamiento; fecha y hora de realización del vuelo; número de vuelos comprendidos en el desplazamiento; número de pasajeros; identificación de todos los pasajeros y coste extra que supone las pernoctas, así como, de «las dietas de la tripulación si se diera el caso».

En última instancia, Vox cree conveniente que la regulación incluya la elaboración de «un mecanismo de cobros y reintegros para cualquier alto cargo de la Administración General del Estado que se demuestre que ha hecho un uso particular y ajeno a sus funciones de alguna de las aeronaves oficiales, así como para aquellos acompañantes que hagan uso de las citadas aeronaves y no desempeñen ninguna función pública».

En la exposición de motivos de esta iniciativa, Vox cuestiona que el Gobierno haya dificultado en numerosas ocasiones el acceso del público a los datos concernientes a los vuelos realizados a bordo de estas aeronaves, calificando tal información como «materia clasificada con el máximo grado de protección».

«Beneficio personal»

En este contexto, el partido de Santiago Abascal considera que el uso de la flota para «beneficio exclusivamente personal por el actual presidente del Gobierno es obsceno» y recalca que el actual Ejecutivo «ha superado todos los límites de uso de lo público para el beneficio personal». Desde que Sánchez llegó a La Moncloa en junio de 2018 y hasta mayo de 2019, el dirigente socialista realizó 59 vuelos, esto es, 4,92 al mes, denuncia Vox. En total, la tercera fuerza del país tiene constancia de 79 viajes desde la moción de censura hasta noviembre de 2019.

Así, sólo en el ejercicio de 2018, esta formación recuerda que «ni siquiera un mes después de acceder al cargo», Sanchez y su mujer, doña Begoña Gómez Fernández, volaron en un helicóptero Súper Puma hasta La Rioja, donde estaban invitados a una boda.

También se alude en el texto al polémico episodio del 20 de julio de 2018 cuando el matrimonio presidencial viajó de nuevo en el Falcon para asistir a un concierto en el Festival Internacional de Benicasim. Durante este año, llegó a utilizar hasta 5 veces en cuatro días el Super Puma para trasladarse desde La Moncloa a la base aérea de Torrejón de Ardoz (entre ambos puntos hay una distancia aproximada de 25 kilómetros), precisa Vox y afeando que no cubriera este trayecto en coche.

La iniciativa también critica que a finales de 2018 Moncloa movilizara un Falcon 900B y un Airbus A310 para viajar de Madrid a Valladolid y acudir a una Cumbre hispano-portuguesa. «En el primer avión voló el señor Sánchez Pérez-Castejón, mientras que en el segundo viajaron sus ministros. Entre ambos puntos hay una distancia aproximada de 200 kilómetros», indica Vox. También aquí se pudo optar por un medio terrestre. Desde el Gobierno siempre se ha esgrimido en estos casos que se optaba por el medio aéreo por cuestiones de «seguridad».

Actos de partido

También denuncia Vox que el gabinete de Sánchez le prepare eventos oficiales de Gobierno para justificar desplazamientos a actos del PSOE. Así fue el caso de un viaje a Granada en marzo de 2019 para iniciar la precampaña en un mitin junto con Susana Díaz. «La coartada oficial fue la clausura de las jornadas Estrategia Española para la Inteligencia Artificial en I+D+i», apunta la formación de Abascal.

Además, el texto también subraya que los abusos de las aeronaves oficiales realizados por el actual presidente del Gobierno incluyen también viajes familiares. Así, el pasado 31 de julio de 2020 un avión Falcon 900B despegó desde Madrid con destino a Lanzarote (destino habitual de vacaciones de Sánchez y su familia desde que está en La Moncloa) «sin que se facilitaran detalles sobre el motivo del vuelo ni los pasajeros que volaron a bordo. Todo  apunta a que en ese vuelo viajó la familia del presidente, ya que días después se conoció que el 4 de agosto de 2020 Sánchez se trasladó «en uno de estos aviones a Lanzarote para reunirse con su familia, que se encontraba allí desde el 31 de julio», reza en la iniciativa de Vox.

Lo último en España

Últimas noticias