Carta del ex comisario a García Castellón

Villarejo al juez: «Soraya apoyó a Sanz Roldán para sustituir a Rajoy cuando cayera por Gürtel»

Villarejo Kitchen
El excomisario José Villarejo presta declaración. (Foto: TSJM)
×

Este artículo de OkSalud ha sido verificado para garantizar la mayor precisión y veracidad posible: se incluyen, en su mayoría, estudios médicos, enlaces a medios acreditados en la temática y se menciona a instituciones académicas de investigación. Todo el contenido de OkSalud está revisado pero, si consideras que es dudoso, inexacto u obsoleto, puedes contactarnos para poder realizar las posibles modificaciones pertinentes.

El ex comisario Villarejo ha remitido una carta al juez de la Audiencia Nacional Manuel García Castellón en la que lanza toda una serie de acusaciones. En primer lugar desvela el envío a su celda de “emisarios gubernamentales” y del “PSOE y Podemos” con el fin de ofrecerle la libertad “a cambio de testificar contra adversarios políticos”. Pero, según el ex comisario, ha habido más planes contra políticos, y no procedían de partidos ajenos, sino propios. Según la versión de Villarejo entregada ya al juez “Soraya Sáenz de Santamaría apoyó a Sanz Roldán para poder sustituir a Rajoy cuando cayera por Gürtel”.

El texto de la carta -fechada el pasado 1 de noviembre en la prisión de Estremera y a la que ha tenido acceso OKDIARIO- relata una maniobra oficial, en la época del Gobierno de Mariano Rajoy, para impulsar al CNI y desprestigiar a la Policía Nacional y la Guardia Civil: “Un plan para desprestigiar con la destrucción de mi imagen, denostar la eficacia demostrada por las tareas de Inteligencia que venían realizando las unidades de la Guardia Civil con escaso contenido, y la Policía, mucho más eficaces que los informes siempre “técnicos” que venía confeccionando el CNI últimamente”.

Según Villarejo, todo respondía a una “doctrina impuesta por Sanz Roldán» que fue “aparentar, más que resolver”. De ahí los grandes fracasos durante su etapa, por más que la autopropaganda los trataría de enmascarar”. Félix Sanz Roldán era por aquellas fechas el director del CNI.

La carta relata que “la obsesión desde el primer momento de Sanz Roldán, más que solucionar problemas, era acaparar información como método para amasar el máximo poder”.

El texto de la misiva señala que “por más que el por entonces director del CNI presentara continuos anteproyectos para garantizarse el monopolio de la información, siempre tuvo enfrente la total oposición de los titulares del Ministerio del Interior que tal propuesta la vieron aberrante”.

Y añade: “El rechazo de estos proyectos por parte, no sólo de Interior, sino también del Ministro de Justicia por ser contrarios al criterio de todos los países occidentales donde la información que afecta al espionaje está perfectamente diferenciada de la índole eminentemente policial, propició que se activara un plan para enaltecer la imagen del CNI por encima de la Guardia Civil y de la Policía».

Según Villarejo, “Sanz Roldán, que contaba con el apoyo de la vicepresidenta [Soraya Sáenz de Santamaría] que así creía conseguir sustituir a Rajoy cuando este dimitiera por la sentencia de la Gürtel, tenía como aliado en Interior al propio director Cosidó que se sentía merecedor de mejor cargo”.

Carta acusatoria

La carta añade que “Cosidó había nombrado a Pino [Eugenio Pino] como DAO (Director Adjunto Operativo) por saber de su lealtad al mando y por sus vínculos con el SPP, sindicato mayoritario entre los mandos policiales”. Y puntualiza que “pese a la presión del ex ministro Acebes, no nombró DAO al que sí hizo de enlace con el CNI y Jefe de Asuntos Internos, Martín Blas, porque carecía de la mínima formación universitaria y por el historial de fracasos en los anteriores destinos, pese a ser de un bajo rango como comisario de distrito”.

El ex comisario Villarejo ha convertido, de este modo, su carta al juez García Castellón en todo un pliego de nuevas acusaciones y de exoneración de su persona.

En la carta acusa igualmente a “emisarios gubernamentales” y del “PSOE y Podemos” de ofrecerle la libertad “a cambio de testificar contra adversarios políticos, exculpando a otros afines, sobre hechos que constan en el sumario”, tal y como ya ha publicado OKDIARIO.

En la carta, Villarejo señala que “tal y como he venido denunciando y ya referido en este mismo escrito, a partir de junio de 2018, he recibido una serie de visitas como emisarios gubernamentales, tanto del PSOE como de Podemos como de los fiscales, ofreciéndome la libertad a cambio de testificar contra adversarios políticos”. El ex comisario añade que esas presiones pedían igualmente exculpar “a otros [políticos] afines, sobre hechos que constan en el sumario, esto es, en el material incautado en teoría incorporado a la causa, parte del cual ha desaparecido y/o está ahora en manos de los auténticos chantajistas”.

Villarejo añade que “debo reconocer que tales peticiones lejos de sorprenderme han constatado la experiencia que siempre tuve de controladores de todo cuando el PSOE gobernaba a diferencia de la actitud timorata y cobardona del PP cuando lo hacía”.

El ex comisario da más detalles de su versión y asegura que “aunque se me ha intentado también presionar para que testifique contra la actual Fiscal del Estado por las gestiones, reuniones y/o comidas celebradas estos años y, muy en concreto, sobre una de las piezas referidas a una extradición frustrada, me mantuve firme una vez más y preferí seguir en prisión”.

Y aclara: «Creo que ya Su Señoría ha podido apreciar la firmeza de mis declaraciones, jamás contradictorias ni cambiantes en función de filias y fobias y mi negativa a participar en patrañas como cuando se me citó en plena campaña electoral el 19 de marzo de 2019, con la promesa de que si declaraba contra Rajoy y el PP saldría libre”.

Lo último en España

Últimas noticias