Ciudadano Cake descubre que en el aniversario del 11-M en Barcelona sólo importa la «matraca separatista»

Ciudadano Cake recorre la Barcelona de Colau el 11-M, día de las víctimas del terrorismo y aniversario de la mayor masacre terrorista vivida en España. Pero por ningún lado se ve otra cosa que no sean los emblemas separatistas. De las víctimas del terror no parece acordarse nadie.

Libertad para los "presos políticos". Lo demás da igual. Sólo cuenta la "matraca separatista".

En el Ayuntamiento no hay ninguna referencia. Ni en los colegios. Ni en el Parlament, donde no hay ni banderas.

Minuesa y el candidato del PP a alcalde en las próximas elecciones, Josep Bou, descubren cómo los organizadores de un acto separatista han ‘pinchado’ la luz del ayuntamiento a través de un cable que sale del edificio por una ventana.

Además del peligro que supone y al margen de que sea legal o ilegal, como puntualiza Bou, el hecho demuestra cómo los separatistas son los únicos "enchufados" en la ciudad de Ada Colau.

El silencio con que responde uno de los manifestante a Cake es una buena muestra de su capacidad de diálogo.

 

 

 

Lo último en España

Últimas noticias