Bronca entre Podemos e IU por el nombre de la coalición: ahora deben decir "Unidos y Unidas Podemos"

Pablo-Iglesias-Alberto-Garzón
Pablo Iglesias, líder de Podemos, y Alberto Garzón, cabeza de Izquierda Unida, abrazándose. (Foto: EFE)

La última orden dada por la formación morada para contentar a los que cuestionaban el nombre escogido para la coalición con IU (UP), ha sido que todos sus dirigentes tendrán que referirse al partido como: "Unidos y Unidas Podemos". Según ha podido saber OKDIARIO, las diferencias por el asunto del nombre de la alianza han llegado a generar "una bronca" incluso después de que pareciera que ese asunto había quedado resuelto, por lo que finalmente han impuesto el desdoblamiento del masculino y femenino de la marca.

Después de semanas de negociaciones Podemos e IU llegaron a un acuerdo para confluir juntos a las lecciones del 26 de junio, plan que tenía Pablo Iglesias para dar el sorpasso al PSOE, y precisamente uno de los obstáculos que complicó dichas negociaciones fue el nombre que debía llevar la coalición y si aparecerían o no las siglas de IU. Finalmente se optó por ‘Unidos Podemos’, aunque solo para el registro en la Junta Electoral Central. La idea era desarrollar campañas separadas con algunos actos concretos en los que aparecerían juntos Pablo Iglesias y Alberto Garzón con otros de los rostros pesados de las confluencias de Podemos. Iniciada la campaña el líder de Izquierda Unida se ha referido en todo momento a la coalición como ‘Unidas Podemos’, mientras los del partido morado lo han hecho utilizando el registro oficial "Unidos Podemos", lo que ha despertado las protestas de un sector de IU, que reclama que se utilice el género femenino. En ese sentido, ‘Unidos-Unidas Podemos’ les parece "más justo" y consideran que es "más inclusivo", indican fuentes de la coalición.

La formación de Garzón ya cedió en que el nombre llevara la palabra ‘Podemos’ pero no la marca de ‘Izquierda Unida’ ni sus siglas, sólo la palabra ‘Unidos’, y no ha cejado en su insistencia de que se haga una mención específica a las mujeres. Ahora, los dirigentes de Podemos han asumido la directriz que han recibido de la coalición y es notorio el cambio en sus discursos donde siempre aluden al género femenino y reiteran una y otra vez ‘Unidos-Unidas Podemos’, cuando hasta ahora el ‘Unidas Podemos’ los utilizaban sobre todo los de IU. Incluso el candidato a la Moncloa de la coalición en su última intervención en el debate electoral a cuatro de este lunes, en el que se enfrentó a Mariano Rajoy, Albert Rivera y Pedro Sánchez, concluyó con un guiño a su socio de cara al 26J más que a las mujeres: "Unidos y unidas podemos", dijo, tras señalar que "esta vez las lecciones no las van a ganar los de siempre".

No obstante, en la realización del mailing las formaciones han ido por libre. IU ha realizando el suyo propio al margen de Podemos, mostrando su logo, la misma imagen electoral que usó su candidato para el 20D, el lema que ideó entonces, cuando concurría en solitario a las urnas, y alude a las mujeres: "Por un nuevo país. Unidos/as Podemos". Algo que no ha hecho el partido morado, que firma su propaganda como "Unidos Podemos". IU tampoco hace referencia al nuevo logo de la coalición para estas elecciones: "La sonrisa de un país". Lo que evidencia que se dirigen directamente a sus votantes, recuperando sus señas para evitar el rechazo de quienes quedaron descontentos con el acuerdo alcanzado entre Garzón e Iglesias.

Bronca entre Podemos e IU por el nombre de la coalición: ahora deben decir

Podemos fue incapaz, antes de las elecciones del 20D y durante los cinco meses siguientes, de superar al PSOE. Esa fue la razón por la que Pablo Iglesias reconsideró su “no” a Alberto Garzón cuando llamó a su puerta en los pasados comicios y le propuso la coalición. Podemos obtuvo un resultado el 20D que en los pasados meses de marzo y abril empezó a empeorar en las encuestas, e Iglesias tuvo que acudir a IU. Además, mientras Podemos descendía en las encuestas, Alberto Garzón crecía. Así las cosas, entre diferencia y diferencia entre las dos formaciones e incluso graves conflictos internos, esperan lograr su objetivo el 26J: el sorpasso al Partido Socialista. Algo que está por ver.

Lo último en España