El Govern ya se abre a negociar

Sánchez vuelve a coquetear con el independentismo ante el debate de investidura

CIS
Oriol Junqueras y Pedro Sánchez, en el Congreso.

Miembros del ejecutivo se encontraron con el vicepresidente del Govern, Pere Aragonès, en el marco de la reunión anual del Círculo de Economía que se ha celebrado en Sitges (Barcelona)

Pedro Sánchez vuelve a coquetear con los separatistas. Tras el "no te preocupes" del jefe del ejecutivo en funciones al líder de Esquerra, Oriol Junqueras, en el pleno de constitución del Congreso, las relaciones entre los socialistas y los independentistas han mejorado notablemente. El presidente del Gobierno en funciones deja quererse, principalmente por los republicanos, pese a las mil advertencias del número tres del PSOE y ministro de Fomento en funciones, José Luís Ábalos, que no hay nada que negociar con los independentistas. Pero saben que sus quince diputados -catorce con Junqueras suspendido-, pueden darle tranquilidad a la hora de gobernar o convertir la legislatura en un infierno. Igual por eso, la única referencia que ha tenido con Cataluña durante su visita este sábado ha sido para reivindicar que "unidos en nuestra diversidad somos más fuertes".

Este viernes en Sitges (Barcelona), miembros del ejecutivo de Sánchez coincidieron con el vicepresidente del Govern y mano derecha de Oriol Junqueras, Pere Aragonès, con quién mantuvieron una breve conversación que ayuda a restablecer las relaciones rotas tras la polémica del relator y el veto a Miquel Iceta para convertirse en senador autonómico. Varias fuentes apuntan a OKDIARIO que ese diálogo se materializó entre la ministra Nadia Calviño y el vicepresidente catalán, fuera del recinto donde se celebra la cumbre económica.

Calviño viajó a Cataluña para participar en la reunión anual del Círculo de Economía, donde precisamente el número dos de Quim Torra, minutos antes había llamado a los socialistas a volver a la declaración de Pedralbes y se ofreció para negociar con el Gobierno un nuevo modelo de financiación para Cataluña. La misma reivindicación que llevaba bajo el brazo el ex presidente de la Generalitat Artur Mas cuando en 2012 acudió a La Moncloa a reunirse con Mariano Rajoy con el ultimátum de más dinero o la explosión del desafío separatista.

Pere Aragonès opina que "lo tenemos que resolver" y apela a la declaración que ambos ejecutivos firmaron a finales pasado año en Pedralbes. Según el vicepresidente catalán “nos ofrece una oportunidad” para buscar una salida a este conflicto por la vía del diálogo, y el Govern, ha dicho Aragonès, “se compromete” a asumirlo.

Lo último en España