Crisis del coronavirus

Sánchez justifica su megagobierno: «Replica las prioridades de transformación que precisa España»

Altos cargos
El Gobierno en pleno, reunido en un Consejo de Ministros.

Pedro Sánchez se resiste a acometer una remodelación del Gobierno que implique una reducción de cargos. Con 22 ministerios, la actual estructura es la segunda más extensa de la democracia (por detrás de Suárez) y la primera en vicepresidencias, con cuatro. En una respuesta por escrito en el Senado, a la que ha tenido acceso OKDIARIO, fechada en plena crisis pandémica, el Ejecutivo justifica que ese mastodóntico organigrama «replica en su composición las grandes prioridades de transformación que precisa la sociedad española».

La pregunta fue registrada por Josep Lluís Cleries, portavoz de Junts per Catalunya en la Cámara. El parlamentario independentista señalaba que el incremento de vicepresidencias y de ministerios «ha provocado un aumento del gasto muy significativo». «¿Cree el Gobierno que esta estructura facilitará su funcionamiento y coordinación, o por contra significará una mayor dispersión y un crecimiento de los costes de duplicidad entre los nuevos departamentos creados?», planteaba al Ejecutivo.

El Gobierno señala que «es potestad del presidente del Gobierno definir la estructura y composición de su Gobierno en función de las necesidades del propio Ejecutivo» e insiste en que «replica en su composición las grandes transformaciones que España necesita».

«Entendimiento territorial»

Estas son, enumera: «Crecimiento económico sobre la base de la ciencia, la innovación, la investigación y la creación de empleo de calidad; entendimiento territorial y reto demográfico; justicia social; transformación digital y transición ecológica justa de la economía española e igualdad plena y efectiva de la mujer».

«Cuatro vicepresidencias que atienden a las cuatro primeras prioridades. Con respecto a la quinta prioridad, cabe subrayar que impregna la integridad del Gobierno de España», añade el Gobierno en su respuesta.

Esta megaestructura ha desatado, en lo que llevamos de año, el mayor gasto en altos cargos y personal ‘a dedo’ desde que existen registros disponibles (2005).

El desembolso, como publicó OKDIARIO, asciende a 47,31 millones de euros hasta el 31 de abril, según el último informe del avance comentado de pagos de la Administración General del Estado. Una cuantía destinada al pago de las nóminas de ministros, secretarios de Estado, subsecretarios, directores generales, encargados de organismos públicos, además de personal eventual. Es decir, aquellos cargos nombrados de forma discrecional por los responsables políticos.

El Estado nunca ha desembolsado, en los primeros cuatro meses del año, una cifra tan elevada. Sólo en marzo y abril, en plena crisis económica derivada de la pandemia del coronavirus, se pagaron 24,1 millones de euros. De ellos, 14,8 sólo en las nóminas de los altos cargos.

El Gobierno considera, no obstante, que la estructura permitirá «realizar sus tareas sin más demora y con la mayor celeridad posible» y  «desarrollar su programa asegurando un funcionamiento eficaz y eficiente de la Administración General del Estado».

«Sin aumento de coste»

«En cuanto a los costes que supone esta nueva estructura gubernamental, los créditos presupuestarios correspondientes son los previstos en los Presupuestos Generales del Estado de cada año», resuelve en su respuesta.

Añade que «los puestos de personal funcionario que prestan servicio en los departamentos ministeriales se dotan con la redistribución de efectivos de otras unidades, lo que no supone un aumento del coste neto» y que «en términos porcentuales, el incremento de los costes de personal es muy reducido» en relación al gasto previsto para la Administración General del Estado.

El Ejecutivo se ha mostrado reacio tanto a aligerar su estructura, como a reducir los sueldos como gesto de solidaridad con la ciudadanía.

Recientemente, en una respuesta parlamentaria revelada por OKDIARIO, La Moncloa renunciaba a recortar en nóminas, argumentando que «ahora más que nunca hay que resaltar la importancia de contar con un sector público robusto». 

La pregunta fue registrada por el diputado de Vox Francisco José Contreras, que señaló que los sueldos de muchos altos cargos superan los 100.000 euros, de acuerdo a la información facilitada a través del Portal de Transparencia. Es el caso, por ejemplo, de Iván Redondo, jefe de Gabinete de Pedro Sánchez, y Miguel Ángel Oliver, secretario de Estado de Comunicación, con retribuciones de 126.124 euros.

Enchufes

El Ejecutivo ha demostrado además que el estado de alarma y la delicada situación de España no es obstáculo para seguir engordando el organigrama.

El pasado 28 de abril, el Consejo de Ministros aprobó varias modificaciones de la estructura de la Administración, disparando el número de cargos. En concreto, se crearon hasta 11 nuevas direcciones generales, una dirección general y otra nueva división.

El Ejecutivo de Sánchez tiene también el récord de enchufes de altos cargos, al eximirles del requisito de ser funcionarios, pese a lo establecido por la ley, que sólo contempla excepciones justificadas por «las características específicas de las funciones» de la correspondiente dirección general.

Entre esos cargos se encuentran el director del CIS, José Félix Tezanos; la responsable del Instituto de la Mujer, Beatriz Gimeno, o José Ignacio Carnicero, director general de Agenda Urbana y Arquitectura y, como reveló ABC, amigo de la infancia del presidente del Gobierno y ex compañero de colegio y del equipo de baloncesto.

Lo último en España

Últimas noticias