Entrevista con el ex vicepresidente del Tribunal Constitucional

Rodríguez Arribas: «Sería una traición del Gobierno si el Rey no va a Barcelona por cesiones al separatismo»

Ramón Rodríguez Arribas, ex vicepresidente del TC.
Ramón Rodríguez Arribas, ex vicepresidente del TC.
  • Loreto Ochando

Ante el malestar evidente de los jueces y magistrados por el veto del Gobierno al Rey Felipe VI -que después de aceptar la invitación del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) para acudir al despacho de los nuevos jueces en Barcelona, tuvo que rechazarlo porque el Gobierno le ha impedido acudir- OKDIARIO ha preguntado a una de las voces más autorizadas en la magistratura, la del ex vicepresidente del Tribunal Constitucional Ramón Rodríguez Arribas (Madrid, 1934).

Pregunta.-¿Qué le parece que el Rey no asista a la entrega de despachos de los jueces?

Respuesta.-Es una cosa lamentable. Ayer la Asociación Profesional de la Magistratura, que tuve el honor de presidir durante casi ocho años, y a la que ahora sirvo como presidente de la Fundación por la Magistratura, salió con un comunicado exigiendo al Gobierno explicaciones por lo que había hecho. Porque si los jueces administran la Justicia en el nombre del Rey, y el Rey está dispuesto a asistir al acto de reparto de despachos de los jueces, es una ofensa intolerable al Rey y a los jueces que no estén juntos en este acto. Y si fuera porque hay miedo a que se produzca algún altercado para qué tenemos las Fuerzas de Seguridad y para qué tenemos al Ministerio del Interior.

P.-Respecto de eso, ¿qué dice del Estado el hecho de que el Rey no pueda ir porque el Gobierno no puede protegerlo?

R.-Las Fuerzas de Seguridad del Estado tienen categoría suficiente, habilidad y prudencia para protegerle sin que se note y sin que haya ningún riesgo real. Estamos exigiendo cosas que producen vergüenza.

P.-¿Cree que hay un motivo más allá de la seguridad para que no vaya el Rey? ¿Es algún tipo de cesión al independentismo o a Podemos?

R.-No me gusta hacer valoraciones de cosas que no conozco, pero si fuera eso, estaríamos hablando, en términos políticos, de traición a España.

P.-Hablando de posibles traiciones, el que fuera su compañero Tomás y Valiente decía que sin arrepentimiento no se puede dar un indulto.

R.-La verdad es que los indultos hay que tramitarlos, pero lo que resulta chocante es que ese inicio de expediente, que es una cosa puramente administrativa, se anuncie por el ministro de Justicia en el Congreso de los Diputados. Eso es lo que llama la atención. Y además en un momento que tiene un contenido político evidente. Hay cosas que el sentido común exige, y ya no es que se dude si ha habido o no arrepentimiento, es que ha habido la impresión pública de que no hay ningún arrepentimiento. Creo que eso, aunque no esté en la Ley, debe estar en la buena conciencia y en el buen hacer. Y por eso la firma del Rey en una gracia, un perdón, de quien no solamente no se arrepiente, sino que públicamente dice que volvería a hacer lo mismo no tiene sentido.

P.-El teniente fiscal del Tribunal Supremo dijo haber recibido presiones para cambiar el sentido del informe en el que pedía archivar las querellas contra el Gobierno por la gestión de la pandemia. ¿qué opina de que un teniente fiscal diga eso?

R.-A mí no me gusta opinar sobre opiniones. Él ha manifestado un hecho, que es el ejercicio de presiones por parte de otros compañeros. Cosa que es muy curiosa, porque lo normal es que sea el superior el que presiona al inferior, y aquí parece que él dice que le presionaron sus subordinados….Pero, esas cosas, con el máximo respeto por Navajas y los antiguos compañeros de la Fiscalía, más que para decirlas en los medios de comunicación, hay que decirlas en la Fiscalía.

P.-¿Qué opinión le merece que no se renueve el Consejo del Poder Judicial?

R.-Es una consecuencia de la reforma de la Ley Orgánica del Poder Judicial de 1985 dando un giro absoluto al sistema impidiendo que sean 12 jueces elegidos por los propios jueces de forma democrática para que representen las diferentes sensibilidades ideológicas y jurídicas del poder judicial. Un poder profesional por indicación de la Constitución. En lugar de eso, se les sometió a que fueran elegidos por las cámaras legislativas como los otros ocho. Pero es que, además, ha pasado otra cosa, cuando se dice que no se respeta a las cámaras, cuando se dice que los elijan los jueces….no, no…es que si fueran las cámaras, pero no son las cámaras, son los comités ejecutivos de los partidos políticos.

P.-¿A qué se refiere?

R.-Yo no veo que en las cámaras se discutan los nombres, se vota ya sobre lo que han acordado los representantes de los diferentes grupos parlamentarios. No hay una elección por mayoría. Y esta situación de bloqueo, pues es que cuando uno ve que hay algo que no le conviene, coge y no admite el acuerdo. Pero eso lo han hecho unos y otros siempre porque en el año 96 fue tremendo también. Desgraciadamente, mientras no se vuelva al sistema anterior, que es lo que reclama el Consejo de Europa, la Unión Internacional de Magistrados, las cuatro asociaciones de jueces no habrá solución, porque tienen que ser jueces por mandato constitucional, que no los elijan los comités políticos, sino sus propios compañeros.

P.-Hay tres vocales que han emitido un voto particular diciendo que existen injerencias políticas en el CGPJ.

R.-Se ha trasladado el debate político legítimo de las cámaras al seno del CGPJ. El consejo es una reproducción, casi mimética, del Congreso y del Senado. Sobre todo, del Congreso.

P.-Por último y volviendo a los indultos. ¿Qué le parecería si con informe en contra del Supremo y de la Fiscalía General del Estado se concedieran los mismos, aunque fueran parciales?

R.-Pues que probablemente, porque ya lo han anunciado, se viera sometido a la revisión de la Sala Tercera del Tribunal Supremo, y si no fundan de manera adecuada lo que, además es de interés público, la Sala Tercera, como ya ha hecho en otras ocasiones lo podría anular y entonces quedaría muy mal el Gobierno.

Lo último en España

Últimas noticias