AYUNTAMIENTO DE ALCORCÓN

Retiran la foto de Gregorio Ordóñez del centro de mayores que lleva su nombre en Alcorcón

Gregorio Ordoñez.
El centro de Mayores Gregorio Ordoñez de Alcorcón.

La fotografía de Gregorio Ordoñez, edil asesinado por ETA el 23 de enero de 1995, ha desaparecido del Centro Familiar Polivalente y de Mayores que lleva su nombre en el municipio de Alcorcón.

Tal y como ha podido comprobar OKDIARIO, la imagen del concejal ha desaparecido del lugar donde fue colocada en 2015, cuando el centro fue inaugurado por el anterior alcalde, David Pérez (PP).

Este centro, propiedad del Ayuntamiento de Alcorcón que dirige la socialista Natalia de Andrés, fue cedido el pasado mes de diciembre a la Comunidad de Madrid para abrir un Centro de Apoyo y Encuentro Familiar (CAEF). Aunque la imagen de Ordoñez ha sido retirada, el rótulo con su nombre continúa presidiendo la entrada del lugar y también sigue colgada la placa conmemorativa en la que la ciudad de Alcorcón dedica el espacio al político ‘popular’ vilmente asesinado.

«La ciudad de Alcorcón dedica este centro familiar y de mayores a la memoria de Gregorio Ordoñez, víctima del terrorismo y ejemplo de dignidad y compromiso democrático en el XX aniversario de su asesinato», reza la inscripción que descansa al lado del hueco vacío dejado por la imagen descolgada de Ordoñez.

Fotografía del día de la inauguración del centro con la imagen de Gregorio Ordoñez.

La misma pared del centro ya sin la foto de concejal asesinado.

Inaugurado en 2015

David Pérez, actual consejero de Vivienda y Administración Local, inauguró el centro el 28 de enero de 2015 en su etapa como alcalde de Alcorcón. Coincidiendo con el vigésimo aniversario del asesinato de Ordoñez, el entonces equipo de gobierno municipal quiso dedicar la instalación al político, símbolo de la lucha contra el fanatismo terrorista y la radicalización violenta en el País Vasco.

Ordoñez, tras ingresar en nuevas generaciones de Alianza Popular -posterior Partido Popular-, inició su andadura política en 1983 como concejal del Ayuntamiento de San Sebastián donde hizo carrera hasta que en 1990 fue elegido diputado en el Parlamento Vasco por Guipúzcoa.

Algunas de sus frases más recordadas y que muestran su manera de entender la política antiterrorista son: «Lo único que hay que negociar con los etarras es el color de los barrotes de su celda»; «si un daño no se puede reparar, como es el caso de las 900 víctimas asesinadas por ETA, hay que pagar»; «hay reinsertados con las manos manchadas de sangre, goteando, se les recibe con banda y con música. Hombre, lo que tendrían que hacer es guardar sus vergüenzas».

En 1995, poco antes de las elecciones municipales de las que podría haber salido como nuevo alcalde de San Sebastián, ETA le asesinó de un tiro en la nuca mientras comía en un restaurante del casco viejo junto a compañeros del Partido Popular.

Desde entonces, Gregorio Ordoñez se ha convertido en un referente político y símbolo de la lucha contra ETA que, 26 años después de su asesinato, sigue siendo recordado.

La fundación que lleva su nombre y que preside su viuda, Ana Iríbar, trabaja por preservar su memoria histórica, la conservación y divulgación de sus ideales, la defensa de la vida, de la convivencia pacífica y de la libertad, la atención, información, ayuda y protección a las víctimas del terrorismo y la exigencia del reconocimiento público de sus derechos.

Por comunicación de Maldita hemos suprimido del anterior texto determinadas valoraciones por ser falsas.

El PSOE no ha retirado “la foto de Gregorio Ordóñez del centro de mayores que lleva su nombre en Alcorcón”: el centro fue cedido a la Comunidad de Madrid y fueron los actuales ocupantes quienes lo retiraron «momentáneamente».

Lo último en España

Últimas noticias