En Navarra

El PSOE vota una moción en Navarra a favor de equipar a policías con etarras

El PSN-PSOE apoya una declaración de sus socios de Gobierno en la que insta a "avanzar en la reparación de todas las víctimas de motivación política"

Bildu
La presidenta del Gobierno de Navarra, María Chivite.

El PSN-PSOE apoyó una propuesta de declaración institucional -presentada por sus socios en el Gobierno navarro: Geroa-Bai, Podemos, Izquierda-Ezkerra, además de Bildu– que insta a «avanzar en el derecho a la verdad, la justicia, el reconocimiento y la reparación de todas las víctimas de motivación política». Una referencia velada que equipara a los etarras con las presuntas víctimas de abusos policiales. El PSOE ya respaldó en su día la conocida como Ley contra la Policía, que tiene por objeto promover el reconocimiento y reparación de las víctimas provocadas por funcionarios públicos, equiparándolos a las del terrorismo. En la propuesta en cuestión, los socialistas rechazaron sin embargo el punto en el que se manifiesta la «necesidad de desarrollar y aplicar con celeridad» dicha Ley.

El objeto principal de la propuesta de resolución era condenar los ataques al monolito en memoria de Mikel Arregi, concejal de Batasuna que murió hace 40 años por disparos de la Guardia Civil. «El Parlamento de Navarra considera necesario mantener vivo el recuerdo y la memoria de Mikel Arregi», se decía en otro de los puntos.

La Junta de Portavoces del Parlamento de Navarra aprobó la propuesta con el voto a favor del PSN. Navarra Suma votó en contra del primer punto -sobre el recuerdo de Arregi- y del tercero, la reparación de todas las víctimas, aunque sí rechazó los ataques al monolito. El cuarto punto, relativo a la aplicación de la Ley foral contra la Policía fue rechazado por PP y PSN.

En el texto, Geroa-Bai, Podemos y Bildu rechazan la versión de la Guardia Civil, que alegó que Arregi, que viajaba en un vehículo con otros ocupantes, «se había saltado un control de tráfico». «Los ocupantes del coche no vieron ningún control, ni señalización, ni recibieron señal de alto alguno por parte de los autores de los disparos», defienden los socios de los socialistas.

Se añade que «a los pocos días del suceso, se formó una Comisión investigadora en la que familiares, compañeros de Mikel y varios testigos presenciales manifestaron que no existía ningún control en ese momento ni se estaban utilizando manguitos refractarios».

«Tras todo el proceso, llegó el juicio y se dio credibilidad a la versión de que no había ningún control cuando el vehículo en el que circulaba Mikel Arregi pasaba por el lugar de los hechos», se defiende. Pese a ello, el agente fue condenado, reprochan, por delito de «imprudencia simple», a dos meses de arresto. «Una sentencia que a los ojos de la mayoría social no se correspondió con la magnitud de los hechos», destacan en su propuesta.

La versión aportada por la Guardia Civil sobre aquellos hechos defendía que «los miembros del control observaron cómo se acercaba un turismo a apreciable velocidad que iba rebasando la señal, haciendo caso omiso de la misma. Al llegar a la quinta señal, un guardia civil sobre la calzada repitió la señal de detenerse con la mano, teniendo que retirarse precipitadamente para no ser arrollado, y, al percatarse de que dicho vehículo continuaba su marcha, efectuó dos ráfagas cortas de metralleta hacia las ruedas, disparando nuevamente sobre el repetido vehículo dos guardias civiles que se hallaban treinta metros más adelante, al observar, que aquél continuaba circulando». En el tiroteo falleció Arregi. El monolito en recuerdo del edil ha sufrido varios ataques, uno de ellos incluso con Goma 2.

Lo último en España

Últimas noticias