Sánchez quiere convertir la exhumación de Franco en un espectáculo: a plena luz del día y con público

El presidente ha planeado y encargado ya la exhumación y la quiere respetuosa pero sin los honores de ex Jefe de Estado que exige la normativa aprobada por los propios socialistas

Sánchez-Franco
Pedro Sánchez y Francisco Franco.

El Gobierno no quiere esconderse en la exhumación de los restos mortales de Francisco Franco. Todo lo contrario: su plan pasa por realizar, el 10J, toda la operación de entrada en el Valle de los Caídos y salida con los restos mortales del dictador a plena luz del día y ante el público que se encuentre en esos momentos en la zona. Todo un espectáculo para los asistentes.

Tal y como ha publicado ya OKDIARIO, Pedro Sánchez, además, quiere una exhumación sin ceremonia de ex jefe de Estado. El presidente ha planeado y encargado ya la exhumación y la quiere respetuosa pero sin los honores de ex jefe de Estado que exige la normativa aprobada por los propios socialistas. Lo harán de este modo porque “no reconocen a Franco como ex jefe de Estado”, pero, evidentemente, la eliminación de ese protocolo significará también acelerar los plazos claramente.

El Gobierno efectuará así el traslado de los restos mortales al cementerio de El Pardo, como adelantó este diario. Y los tiempos de la operación están ya detallados en el plan de acción: un máximo de cuatro horas para llevar a cabo la obra de levantado de la lápida y exhumación puramente dicha.

El Ejecutivo quiere, así, monopolizar el espectáculo: que pueda ser visto a plena luz del día sin esconderse en la nocturnidad, pero que las anunciadas ceremonias de homenaje que preparaba la Fundación Franco no tengan ninguna cabida. La Fundación había señalado ya que prepararía un acto de homenaje en las calles para acompañar al féretro hasta La Almudena. Pero Sánchez no acepta ni La Almudena, ni los homenajes privados, ni los honores del protocolo.

Hay que recordar que la exhumación de los restos de Franco, según recoge la legislación española, no puede realizarse sin un determinado protocolo. Porque un decreto del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero –por el que se aprobó el Reglamento de Honores Militares– detalló el protocolo de honores para los restos de reyes -jefes de Estado-, infantes de España, el presidente y los ex presidentes del Gobierno, el jefe Mayor del Estado de la Defensa, generales y contralmirantes.

Es decir, que por jefe de Estado, por general o por jefe Mayor del Estado de la Defensa, por cualquiera de esos cargos, la exhumación de Franco, según la normativa española aprobada por los propios socialistas, debe ir acompañada de un protocolo de honor. Ese rango no se le concederá porque, como señalan desde el Gobierno, “no reconocen a Franco como ex jefe de Estado”.

El plan de exhumación para ese lunes 10 de junio consiste en sacar el féretro y salir de la basílica en menos de cuatro horas. El equipo conoce ya los planes. Está asignado el encargo a la funeraria de Nuestra Señora De La Jarosa, que administra el Tanatorio de San Lorenzo de El Escorial, con sede en el pueblo de Guadarrama. Y una vez realizada la exhumación se procederá a la inhumación de los restos en El Pardo -cementerio de Mingorrubio-.

Los preparativos han corrido a cargo de Patrimonio Nacional, cuyos miembros han debatido ya los detalles de la operación relámpago de entrada y salida de la Basílica con un equipo de enterradores.

Los encargados de llevar a cabo físicamente la operación tienen, de hecho, ya preparada hasta la estructura que deberá soportar la losa una vez sacado el féretro. La han diseñado para que aguante el peso de la gente que visite el templo posteriormente y con las medidas exactas para que sea tan simple como llegar y ponerla.

Lo último en España

Últimas noticias