Sánchez ordena el acoso y derribo del “chantajista” Iglesias: “O manda él o vota con la ultraderecha”

Pedro Sánchez ha dejado claro este pasado lunes que da por rotas las negociaciones con Podemos de cara a lograr el apoyo de la formación morada a su investidura. Traducido: que el presidente en funciones asume que la repetición de elecciones generales está más cerca que nunca. Y como eso es así, Sánchez ha ordenado este mismo lunes el inicio de toda una campaña de acoso y derribo contra Iglesias ante la opinión pública; una campaña de demolición que protagonizarán todos los responsables del PSOE con presencia en los medios de comunicación y que se centrará en un único mensaje: “Pablo Iglesias pretende someternos a un chantaje, o manda él o está dispuesto a votar con la extrema derecha”.

No habrá más cesiones por parte de los socialistas hacia Podemos. Es decir, que no habrá ninguna. No habrá ministerios. Y tan sólo seguirá en pie el compromiso del PSOE de aceptar un pacto de programa de Gobierno con, a lo sumo, cargos de segundo nivel para los hombres de Pablo Iglesias y en departamentos considerados como no claves para el Estado. Ni en Economía, Hacienda, Justicia, Defensa, Exteriores ni Interior.

Eso es todo. Eso, más una campaña mediática personalizada en Iglesias que durará, no sólo hasta el cierre de la consulta trasladada por Podemos a sus bases sobre si deben respaldar la investidura de Pedro Sánchez, sino hasta el mismo día de la votación de investidura. La consulta a las bases de Podemos finaliza este jueves día 18 a las 11:00 horas y la sesión de investidura dará inicio el 22 de este mes de julio.

Las esperanzas del PSOE de conseguir dar la vuelta al rumbo trazado por Iglesias no son muchas. Pero saben que es una opción ganadora para ellos: o le doblan el pulso y logran ahora la investidura o lo dejan tocado de cara a las posibles elecciones generales del próximo 10 de noviembre.

Voto con la ultraderecha

El argumento central del ataque socialista que se verá en todos los medios de comunicación de la izquierda en los próximos días es sencillo: "Pablo Iglesias ha primado el tener un cargo, en concreto un ministerio, al logro de un Gobierno social. Pablo Iglesias no ha querido negociar el programa porque piensa en él y no en las necesidades de su electorado. Pablo Iglesias pretende someter a Pedro Sánchez a un chantaje: o manda él con un ministerio incluido o está dispuesto a votar junto con la extrema derecha [en referencia a Vox]”, señala a OKDIARIO una fuente conocedora de la campaña mediática que se le viene encima al líder morado.

El plan ha sido diseñado por los mismos estrategas electorales del PSOE que ya cuentan con un plan para fraccionar a Podemos en las posibles próximas elecciones generales de noviembre. Los sondeos que manejan en Ferraz prevén un fuerte fraccionamiento del electorado de Podemos, especialmente por el desgaste de una pelea exclusivamente por cargos y no por programa y medidas, y también por el previsible salto a escala nacional de Iñigo Errejón con un nuevo partido. Por eso, tras unos comicios con Podemos claramente dividido, el PSOE invitaría al antiguo ‘número 2’ y amigo de Iglesias a convertirse en socio preferente por encima del líder morado, tal y como ya ha adelantado OKDIARIO.

Los cálculos de los estrategas socialistas admiten que lo normal es que la consulta convocada en Podemos lleve a unas nuevas elecciones generales. Y, de ser así, la ruta definida por los equipos de Ferraz da por hecha la presentación de un nuevo partido que fraccionará claramente a Podemos: el de Íñigo Errejón. Desde el PSOE descuentan, además, que el líder de Más Madrid podrá tentar como candidata a Manuela Carmena, persona que ya había entrado en el escenario de cargos de esta nueva etapa socialista al frente de La Moncloa como posible Defensora del Pueblo, tal y como publicó este diario. Y, el colofón al fraccionamiento podemita lo prepara ya el PSOE dando prioridad, en las futuras negociaciones tras las elecciones, a la formación de Errejón y no a la de Iglesias. Porque, como admiten desde el PSOE, con Errejón ellos se sienten más cómodos para negociar que con Iglesias.

Lo último en España