Moción de censura de Vox

Casado llega al Día D decidido a votar ‘no’ entre presiones del PP para que se abstenga

"No lo ha comunicado y guarda el mensaje para anunciar él mismo el sentido del voto"

Moción de censura de Vox a Pedro Sánchez en directo: última hora del debate y la votación

CGPJ
Casado, Gamarra y García Egea en el Congreso de los Diputados.

Pablo Casado llega al día decisivo de la moción de censura de Vox contra Pedro Sánchez dispuesto a votar «no». El debate interno ha sido largo. De hecho, el sentido del voto no ha sido comunicado al partido, que lo escuchará de boca del jefe de filas del PP en el mismo discurso lanzado desde la tribuna de oradores del Congreso de los Diputados. Pero Casado empezó el periplo de esta moción con idea de votar «no» y, tras un largo debate donde no han faltado voces en favor de la abstención, llega a la fecha clave con idea de plasmar ese «no» de forma definitiva en la votación de la moción de censura.

«No lo ha comunicado y guarda el mensaje para anunciar él mismo el sentido del voto», señala una fuente destacada del PP. Pero desde el primer día Casado mostró su rechazo a la moción. No por el fondo de la necesidad de intentar expulsar al Gobierno socialcomunista, «sino porque no comparte en absoluto ni el momento buscado para la moción, ni la idea de lanzar una iniciativa de este estilo para perder». «Creemos que sólo puede contribuir a desunir a la derecha y a unir a los partidos que conforma la alianza de Pedro Sánchez», señala otra fuente conocedora de las deliberaciones en el PP de Pablo Casado ante la moción de censura.

Fuentes ‘populares’ consultadas por OKDIARIO señalan que el secreto en la decisión «responde a la decisión del presidente [del PP] de reflexionar hasta el último minuto y de tener en cuenta las intervenciones, argumentos y actitud en las sesiones de la moción».

Sea como sea, el PP comenzó con una decisión clara de votar en contra de la moción de censura presentada por Vox contra el Gobierno de Pedro Sánchez. Pero decidió abrir esa decisión a un debate interno. Y es que los ataques a la Monarquía llevados a cabo por los socios de Sánchez y por el propio presidente, así como la imputación de Podemos como entidad política y la petición de imputación contra su líder, Pablo Iglesias, pusieron en duda la conveniencia de mantener esa postura. Por ello, el PP se abrió a un debate interno para decidir si el voto que emitiese ante esa moción era el anunciado de un “no” o si rebajaba su rechazo a una abstención.

El «sí» a la moción se descartó desde el inicio por el hecho de que, al no haber aceptado la invitación de Santiago Abascal a pactar un nombre conjunto como cabeza de la iniciativa, ahora el PP se vería en la tesitura de tener que votar al candidato de Vox.

El debate de la abstención

Pero la abstención ha provocado un amplio debate en el seno del PP: porque el espectáculo lamentable dado recientemente por el presidente Sánchez al haber expulsado al Rey de su presencia habitual en la entrega de despachos judiciales en Barcelona, así como la situación judicial de Podemos y el aún más reciente ataque a la Justicia, han hecho replantear a los populares su postura. «Aún es pronto para saber qué postura se va a tomar. Debemos debatirlo a la vista de los últimos acontecimientos», señalaba hace una semana otra fuente del PP.

Lo cierto es que desde las filas ‘populares’ no niegan, además, que los input percibidos de sus propios votantes han remarcado la simpatía por la moción de censura. Y es que el electorado de centroderecha en su conjunto ha reaccionado de forma clara en las últimas semanas frente a la tramitación de los indultos a los golpistas anunciada por los socialistas, los ataques continuos al Gobierno de Isabel Díaz Ayuso, los desplantes e insultos a la Corona desarrollados por Moncloa, los gestos con los etarras como el protagonizado por Sánchez al subrayar su pesar por la muerte del terrorista González Sola, y, como último capítulo de los ataques a las instituciones de Pedro Sánchez, a raíz del intento de asalto al Poder Judicial de PSOE y Podemos. En el PP no ocultan que son conscientes de esa reacción de su propio electorado. Y de la conveniencia de reflexionar con serenidad el voto ante la moción.

Este jueves es el día decisivo. Pablo Casado debe anunciar ya su voto en la moción de censura de Vox. Y llega a esta jornada con la idea de mantener el «no» a la moción de Vox, aunque sin haber comunicado su decisión y con el debate interno aún abierto sobre la mejor opción.

Esta es la quinta moción de censura en la democracia. La primera moción de la democracia tuvo lugar en 1980, cuando el PSOE presentó una contra Adolfo Suárez, y, la segunda, llegó siete años después, en 1987, cuando Alianza Popular hizo lo propio contra Felipe González. Ninguna de las dos prosperó, como tampoco lo hizo la que, 20 años más tarde, impulsó Pablo Iglesias en 2017.

En concreto, en 1980, Felipe González logró el respaldo de 152 diputados (socialistas, comunistas, andalucistas y tres representantes del Grupo Mixto), frente al rechazo de 166 y la abstención de otros 21 –en la sesión se registraron 11 ausencias–. Es decir, el PSOE se quedó a 24 votos de conseguir la aprobación de la moción de censura.

Más lejos de la mayoría se quedó la moción de censura presentada por Alianza Popular contra Felipe González en 1987. El candidato de Alianza Popular, Antonio Hernández Mancha, cosechó el voto favorable de 66 diputados (Alianza Popular y Unión Valenciana), mientras que 195 votaron en contra (PSOE, Izquierda Unida y nacionalistas vascos) y 71 se abstuvieron (representantes de CDS y CiU, entre otros).

La tercera moción de censura, la de Pablo Iglesias contra Mariano Rajoy, celebrada en junio de 2017, también fue rechazada por 170 votos en contra (PP, Ciudadanos, UPN, Foro Asturias y Coalición Canaria), 82 a favor (Unidos Podemos, ERC, Compromís y EH Bildu) y 97 abstenciones (PSOE, PDeCAT, PNV y Nueva Canarias).

La última moción, la que permitió a Sánchez acceder a La Moncloa en junio de 2018, fue la única que prosperó al reunir 180 votos a favor (PSOE, Unidas Podemos, ERC, PDeCAT, PNV, Compromís, Bildu y Nueva Canarias) 169 en contra (PP, Ciudadanos, UPN y Foro Asturias) y 1 abstención, la de Coalición Canaria.

Lo último en España

Últimas noticias