Veto en Podemos

Otro acto machista de Iglesias: boicotea una charla de Bescansa con los militantes

carolina bescansa
Carolina Bescansa junto a Pablo Iglesias. (Foto: EFE)

La brecha abierta entre la cúpula de Podemos y la diputada Carolina Bescansa no hace más que agrandarse. Tras la filtración del borrador en el que el equipo de Bescansa proponía a Íñigo Errejón un plan para derrocar a Pablo Iglesias, las condiciones han empeorado notablemente para Bescansa. Un círculo de militantes del partido organizó una charla con la diputada y la organización a nivel estatal ha vetado la difusión de la invitación a los inscritos para que el evento se convierta en un fracaso.

Es sabido que la cofundadora de Podemos no comulga con las ideas del líder. Sus discrepancias le llevaron, incluso, a renunciar un puesto en la ejecutiva de la agrupación morada en el año 2017. A una relación prácticamente rota se le añadió como detonante final el supuesto plan desarrollado por ella y su equipo con el que pretendían eliminar a Iglesias y a Ramón Espinar de la cúpula de Podemos.

Con anterioridad a este último suceso, el círculo de Podemos en Chamartín había organizado un encuentro establecido para el 4 de mayo  bajo el título “La Constitución, razones para su reforma”, en la que Bescansa era la invitada oficial. Los círculos, que así es como se constituyen los militantes del partido, tienen la posibilidad de enviar un correo electrónico a los inscritos de su zona tres veces al mes y en esta ocasión querían aprovechar para difundir el evento.

Cartel del encuentro con Bescansa
Cartel del encuentro con Bescansa

Para poder contar con ello, se debe enviar el comunicado a la dirección del partido en su ciudad y éste hacerlo, a su vez, al partido a nivel estatal. El mensaje que el círculo de Chamartín quiso difundir nunca llegó a enviarse.

Fuentes internas de la militancia cuentan a OKDIARIO que la propia Bescansa preguntó a la organización municipal si querían que se cancelase la charla tras la filtración de su borrador. El círculo decidió mantener el encuentro sin tener en cuenta lo que pasaría a continuación: el veto por parte del partido.

De esta manera la organización morada estatal ha impedido al círculo el uso del censo de inscritos, y la convocatoria únicamente se puede hacer a nivel particular y en redes sociales, lo que reduce su efectividad.

La diferencia, según cuentan las mismas fuentes es que "de un encuentro al que puedan acudir 300 personas, se reduzca a apenas una decena". 

 

Lo último en España