Moreno contabiliza en Andalucía 32.000 inmigrantes ilegales que reciben atención sanitaria

Moreno contabiliza en Andalucía 32.000 inmigrantes ilegales que reciben atención sanitaria
Un grupo de inmigrantes ilegales en aguas del Estrecho de Gibraltar. (Foto: Salvamento Marítimo)

El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, ha defendido este jueves una inmigración "controlada" y ha informado de que la cifra de extranjeros residentes en la comunidad que no están registrados ni autorizados pero están sujetos a atención sanitaria asciende a 32.000 personas.

Moreno se ha pronunciado así en respuesta a una pregunta de Vox en la sesión de control del Parlamento andaluz, donde el grupo de extrema derecha ha reclamado al presidente que se comprometa a facilitar a la Policía Nacional y la Guardia Civil los datos de los inmigrantes irregulares en la comunidad, que ellos cifran en 52.000.

El jefe del Ejecutivo autonómico ha asegurado que van a colaborar siempre con los cuerpos y fuerzas de seguridad "en todas las cuestiones" en las que sean requeridos, "siempre con sujeción a lo que establezcan las normas", y ha abogado por trabajar "con mucho rigor y mucha responsabilidad" en un asunto como este.

Ha recordado que es el Ministerio del Interior el que se encarga de coordinar las políticas migratorias con la Policía Nacional y la Guardia Civil.

Ha considerado que en lo que respecta a la inmigración "se impone la coordinación y la cooperación", pero ha lamentado que el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, mantuviera una reunión ayer en Málaga sobre inmigración pero no se comunicara "nada" a la Junta.

Moreno ha criticado el "descontrol de la inmigración" que hay en España desde la llegada del PSOE al Gobierno central, con un "efecto llamada" que creen que están pagando "todos".

El portavoz de Vox, Alejandro Hernández, ha manifestado que la entrada de inmigrantes debe estar "supeditada a los intereses nacionales" y ha reclamado a Moreno el cumplimiento del acuerdo de investidura, en el que se pactó combatir la inmigración irregular y apoyar a las fuerzas de seguridad en el control de fronteras.

Lo último en España