Ataque en la sede

Monedero culpa a los votantes de PP, C’s y VOX del ataque a una sede de Podemos

Monedero culpa a los votantes de PP, C’s y VOX del ataque a una sede de Podemos
Juan Carlos Monedero ha responsabilizado del ataque de la sede de Podemos en el Distrito de Fuencarral-El Pardo en Madrid a los votantes de PP C’s y VOX.

Juan Carlos Monedero ha responsabilizado del ataque de la sede de Podemos en el Distrito de Fuencarral-El Pardo en Madrid a los votantes de PP C’s y VOX.

Juan Carlos Monedero ha culpado del ataque que ha sufrido una sede de Podemos en Madrid a los votantes del Partido Popular, Ciudadanos y VOX. “Seguro que gente que estuvo en Colón” ha sentenciado el fundador de la formación morada en su cuenta de Twitter.

Este lunes la sede de Podemos en el Distrito de Fuencarral-El Pardo en Madrid ha amanecido con varias cristaleras apedreadas. Unos ataques que, lamentablemente, sufren con asiduidad las sedes de los partidos políticos.

Monedero ha sacado su lupa de detective para señalar a los culpables: los votantes del PP, C’s y VOX.

Curiosamente, son estos partidos los que habitualmente encuentran sus sedes destrozadas. Hace tan solo seis días, las sedes del PP y C’s en Barcelona sufrieron ataques. En esta ocasión se perpetraron pintadas y se apedrearon las cristaleras de sendas sedes. Ninguno de estos partidos responsabilizó a Podemos o a la extrema izquierda del ataque.

Sin embargo, Monedero ha señalado a las cerca de doscientas cincuenta mil personas que el pasado 9 de febrero se acercaron hasta la madrileña Plaza de Colón contra la “traición” de Pedro Sánchez y el Ejecutivo en sus concesiones a los separatistas. Una manifestación convocada por los partidos constitucionalistas que nació a raíz de la aceptación de la figura de un mediador en las negociaciones del Gobierno de España con la Generalitat de Cataluña.

En Colón los manifestantes advertieron al Gobierno de España de que “la unidad nacional no se negocia” y que los españoles “no están dispuestos a tolerar más traiciones, ni concesiones”.

En el texto, se subrayó que “ningún gobierno está legitimado para negociar con la soberanía nacional” y que las cesiones “intolerables” de Sánchez representan “la renuncia del Gobierno a cumplir con su obligación de guardar y hacer guardar la Constitución”.

La gente, al grito de ‘España unida jamás será vencida’, coincidió en su rechazo al diálogo y corearon lemas como ‘Puigdemont, a prisión’, ‘Fuera el okupa’, ‘No necesitamos mediadores’, ‘España no está en venta’ y ‘Con la soberanía nacional no se mercadea’.

Últimas noticias