Moncloa rechaza revelar el coste de tener a punto el Falcon: «Se sufraga con los Presupuestos»

Pedro Sánchez Falcon

En otra muestra de opacidad, el Gobierno rechaza revelar cuánto cuesta mantener a punto las aeronaves pertenecientes al 45 Grupo del Ejército del Aire. Es decir, los aviones oficiales que Pedro Sánchez utiliza en sus desplazamientos, como el Falcon y el Airbus.

Moncloa recurre a una excusa rocambolesca para zanjar la cuestión: «El Grupo 45 del Ejército del Aire, como parte de la acción del Estado, tiene entre sus misiones el transporte de autoridades. No puede precisarse su coste anual, puesto que sus actividades, sostenimiento y adiestramiento se sufragan con cargo al conjunto del presupuesto ordinario del Ejército del Aire, al igual que otras unidades de las Fuerzas Armadas».

Así resuelve el Ejecutivo ante una solicitud de informe registrada por Vox en el Congreso de los Diputados. El diputado de la formación, José María Figaredo, requería directamente a Presidencia del Gobierno «el coste anual de tener en condiciones óptimas y a punto las aeronaves pertenecientes al 45 Grupo del Ejército del Aire».

Opacidad

El Gobierno vuelve a rodear así de misterio todo lo relativo a los viajes dde Pedro Sánchez en el Falcon, pese a los sucesivos requerimientos de Transparencia. Recientemente, y también a preguntas de Vox, el Ejecutivo se negó a facilitar información sobre los invitados de Pedro Sánchez a bordo de la aeronave. En concreto, la formación de Santiago Abascal requería al Gobierno información sobre «cuántos pasajeros formaban parte de la tripulación de todos los vuelos realizados junto con el presidente del Gobierno desde enero de 2020 hasta ahora», además de cuántos de ellos «sin incluir la tripulación, eran ajenas al Gobierno o no tenían responsabilidades públicas en dichos viajes».

En la contestación, el Ejecutivo se remitía, una vez más, a la Ley de Secretos Oficiales -que data de 1968- para esgrimir que «tanto los informes sobre movimientos de aeronaves militares como los planes de protección de autoridades y pasajeros sometidas a la misma, y en concreto los informes y datos estadísticos sobre movimientos de fuerzas, buques o aeronaves militares, deben tratarse como materia clasificada con el máximo grado de protección».

«En consecuencia, no resulta posible facilitar información adicional a la que se proporciona a través de la página web, conforme a la Ley de Transparencia, referida a la agenda del Presidente del Gobierno y del resto de miembros del Ejecutivo», añadía.

El Consejo de Transparencia se ha manifestado en distintas ocasiones para instar al Gobierno a facilitar información sobre los aviones oficiales, y el uso de estos por parte del presidente socialista.

Tribunales

El Ejecutivo ha tratado incluso de bloquear el acceso a la información recurriendo a los tribunales. Recientemente, la Audiencia Nacional rechazó el recurso de la Abogacía del Estado contra la decisión del Consejo de Transparencia que requería al Gobierno información sobre los viajes de carácter privado en los que Sánchez había utilizado el Falcon.

En su respuesta, la Abogacía alegaba que no existía ningún registro de vuelos privados y que «la Vicesecretaría General de la Presidencia del Gobierno no dispone de un archivo, base de datos o sistema de información sobre los medios de transporte utilizados en cada uno de los desplazamientos efectuados». Sin embargo, el tribunal rechazó ese argumento, afirmando que «cuesta entender que Presidencia del Gobierno carezca de información sobre los desplazamientos privados del presidente del Gobierno en medios aéreos oficiales, cuya existencia no niega, y que desconozca cuál sea la Administración que disponga de ella».

«Secreto oficial»

El Consejo de Transparencia se ha pronunciado en distintas ocasiones sobre el uso erróneo y abusivo que Sánchez hace del «secreto oficial» para no facilitar información sobre sus desplazamientos en Falcon.

En consecuencia, desde este organismo -que vela por la transparencia en las administraciones-se ha requerido al Gobierno a revelar datos como, por ejemplo, el coste de algunos de los viajes más polémicos, como el que realizó, poco después de llegar al cargo, al Festival Internacional de Benicàssim (Castellón) para disfrutar del concierto de uno de sus grupos favoritos.

Vox recuerda que Transparencia «tras varias solicitudes interpuestas por otros grupos parlamentarios y ante la negativa a facilitar respuestas por parte de la Secretaría General de la Presidencia, indicó lo siguiente»: «A nuestro juicio, no ampara la calificación con carácter general como secreto de toda información relativa a los desplazamientos del presidente del Gobierno, más aún por cuanto gran parte de los mismos son de conocimiento público por cuanto se incardinan en su actividad como presidente».

El organismo ha advertido en alguna de sus resoluciones de que «la ausencia de justificación y la relevancia pública del conocimiento de la información solicitada como instrumento de rendición de cuentas, tal y como antes se han destacado, lleva a concluir que no procede la aplicación de ningún límite al acceso a la información».

Pedro Sánchez ha demostrado el gusto por desplazarse en Falcon, cuya hora de vuelo en Falcon es de 5.600 euros. Todo ello, con cargo a las partidas presupuestarias de Defensa.

Lo último en España

Últimas noticias