Crisis del coronavirus

Marlaska abrirá la T1 de Barajas el lunes con un tercio de la Policía en los controles de Covid

Un total de 215 agentes cubrirán los controles del aeropuerto de Madrid cuando el operativo habitual de control de la T1 y la T4 lo componen cerca de 750

Aeropuerto Barajas
Agentes de Policía patrullan las terminales del Aeropuerto Adolfo Suárez-Madrid-Barajas. (EFE)

En total, 215 policías para cubrir los controles del Aeropuerto de Madrid-Barajas Adolfo Suárez. Menos de un tercio de los efectivos habituales. Ese es el volumen de agentes del Cuerpo Nacional de Policía que hay en estos momentos disponibles en Barajas para cubrir la Terminal 4.

Aunque es verdad que cuentan con efectivos adicionales de la Guardia Civil, el problema es que la Terminal 1 se abre el lunes y el Ministerio del Interior no ha decidido, por el momento, recuperar las plazas restantes que fueron suspendidas con motivo del cierre de los vuelos por la pandemia de coronavirus.

Cerca de 750 plazas componen el operativo habitual de control de la T1 y la T4. Pero Interior decidió reasignar a todo el resto de plazas, salvo las 215 mencionadas, a otros destinos en pleno estado de alarma. El argumento fue el de que se habían cancelado los vuelos. Pero ahora se reabren y el resto del contingente de la Policía no ha vuelto a sus plazas originarias, ni los sindicatos policiales, como CEP, tienen constancia de que se haya empezado a comunicar el retorno para cubrir adecuadamente los controles. Y esos controles incluyen ahora la supervisión para evitar los contagios por Covid-19.

De manera urgente e inmediata

El 29 de mayo, Sergio Gómez Osorio, secretario regional de la Gestora de Madrid, de la Confederación Española de Policía (CEP), recordó que «el 17 de marzo entró en vigor la Orden TMA/24/2020 que prohibía, desde las 00:00 horas del 19 de marzo, la realización de cualquier tipo de vuelo comercial o privado desde los aeropuertos situados en el territorio nacional, exceptuando una sola operación de ida entre algunos aeropuertos, entre ellos Barajas».

Pero, desde CEP recuerdan que «tras casi dos meses y medio, el miércoles 27 se comunicó de manera urgente e inmediata» que la mayoría de los agentes pasaban a prestar servicio en la BPPJ (Estupefacientes), Brigada Móvil, Área de Protección y Seguridad y, sobre todo, en las Comisarías de Distrito.

«Desde CEP Madrid no estamos conformes con el procedimiento repentino y medidas a adoptar, sin comunicar a ninguna organización sindical los pormenores de un cambio de esta magnitud, habiendo habido tiempo, no existiendo ningún motivo de urgencia que no permita la relación adecuada entre la Administración y las Organizaciones Sindicales», señaló en aquel momento el sindicato.

CEP subrayó que «desconocemos los criterios que se han empleado para mandar a alguien a una comisaría de distrito, al Área de Seguridad y Protección o a la BPPJ. No se nos ha informado de si se les va a respetar la cadencia de los turnos en la incorporación a la nueva plantilla. Asimismo, desconocemos quién va a compensar a los compañeros que tengan su domicilio cerca de Barajas y ahora tengan que hacer servicio en un distrito del Sur de Madrid».

Sin margen de negociación

Añaden que «estas son algunas de las muchas cuestiones que se nos presentan y de las que no hemos tenido oportunidad de transmitir a esta jefatura, creemos que este desconcierto no solo afecta a 536 compañeros, afecta a 536 familias y, además, sin margen de negociación con los sindicatos cuando altera el sistema de vida de tantos policías».

Ahora el asunto se agrava. Porque la T1 abre sus puertas en breve e Interior sigue sin recuperar a esos 536 agentes en sus plazas habituales. Y esas plazas, ahora sin cubrir, son las encargadas de evitar incumplimientos en materia de distancia social o mascarillas en Barajas para evitar un rebrote de coronavirus.

Y todo ello, mientras en España el Gobierno se niega a garantizar que no entran nuevos contagiados por Barajas, tal y como ha exigido la Comunidad de Madrid.

Este mismo lunes, de hecho, se confirmaba que un rebrote que mantiene en jaque al Gobierno de Pedro Sánchez en la recién estrenada ‘nueva normalidad’ tiene su origen en casos importados de Bolivia que llegaron a los aeropuertos de Barajas (Madrid) en un vuelo procedentes del país latinoamericano el pasado 3 de junio.

Un segundo vuelo de Bolivia introdujo en España el 16 de junio vía aeropuerto de Adolfo Suárez Madrid-Barajas al menos otros dos positivos de coronavirus, que tuvieron como destino final la isla de Menorca en Baleares.

Pese a ello, y pese a que el resto de países aplican esos controles sobre los españoles sin miramientos, Sánchez sigue negándose a aplicar el plan de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, que ha pedido al Gobierno reforzar los controles en el aeropuerto de Barajas. Un plan basado, por ejemplo, en la realización de pruebas PCR en origen, que ha rechazado por carta el propio jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez.

Fue el pasado día 17 cuando la Consejería de Salud del Gobierno de Murcia diagnosticó los primeros positivos, momento en el que, desde el Ejecutivo de Fernando López Miras, se dio cuenta del brote al Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES) que dirige Fernando Simón y que depende del Ministerio de Sanidad de Salvador Illa, según apuntaron fuentes del Gobierno regional. El propio Illa, acompañado del ministro de Transportes, José Luis Ábalos, visitó este sábado las instalaciones de Barajas.

El Gobierno murciano informó este domingo, además, de que el pasado miércoles había 74 casos activos por Covid-19 en esta comunidad, de los que 67 estaban en aislamiento domiciliario y 7 ingresados en distintos centros hospitalarios, dos de ellos en la UCI, con 1.414 curados esa jornada.

Cuatro días después, el balance se ha elevado a 87 afectados (13 más que el pasado miércoles), con 80 personas en aislamiento domiciliario (13 más que el 21 de junio) y los mismos siete pacientes hospitalizados (dos en la UCI), si bien ha habido cuatro curados más.

Seguridad sanitaria en Barajas

En este contexto, el pasado 14 de junio Isabel Díaz Ayuso solicitó personalmente a Pedro Sánchez la adopción de un plan con medidas concretas de seguridad sanitaria frente al coronavirus para ser aplicadas en el aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas.

En esa videoconferencia del jefe del Ejecutivo con dirigentes autonómicos, Ayuso instó a valorar la necesidad de que los pasajeros que quisieran entrar en España se sometieran en origen a pruebas de diagnóstico PCR, las más fiables. Con esta finalidad, la presidenta madrileña envió incluso una carta días después al jefe del Ejecutivo para que atendiera tales demandas.
Y la respuesta de Sánchez ha sido la de rechazar las pruebas en origen.

Lo último en España

Últimas noticias