El hermano pequeño de Ximo Puig entró en el entramado de subvenciones tras fracasar en la política

Ximo Puig.
El presidente de la Generalitat Valenciana Ximo Puig.

Jordi Puig Ferrer, el hermano pequeño de Ximo Puig no entró en la trama de las subvenciones de forma directa. Primero quiso progresar en política, como su hermano mayor, el actual presidente de la Comunidad Valenciana. Y más tarde fue cuando puso una casa suya de pueblo como sede social del entramado del segundo hermano, Francis, para poder acceder a subvenciones desde la región que comandaba Ximo Puig y desde el también socialista Gobierno de Aragón.

La trama de caza de subvenciones de los Puig ha ido incorporando familiares. Francis, el hermano mediano del presidente valenciano, el socialista Ximo Puig, logró cobrar del Gobierno de Aragón más de 33.000 euros usando como sede social una casa de su hermano Jordi en una localidad de Teruel.

Y, no contento con ello, decidió usar esos fondos para “invertir” en ese inmueble, según la expresión de la Guardia Civil. La “inversión” coincide casualmente con registros en los que se puede observar el pago del alquiler de la casa por parte del hermano mediano de Ximo Puig, Francis, al hermano pequeño y propietario de la casa, Jordi.

A juzgar por las indagaciones de la Guardia Civil, los fondos públicos del Gobierno aragonés podrían haberse destinado no a una actividad real de la sociedad de Francis Puig, Mas Mut Produccions, con sede social en aquel momento, en Aragón, sino a inversiones en una vivienda unifamiliar de propiedad de Jordi Puig Ferrer, hermano pequeño de Ximo Puig.

Pero Jordi no entró directamente en ese entramado. El cobro de esas subvenciones tuvo que esperar hasta 2018. Y siete años antes, el hermano pequeño de Ximo Puig hacía sus intentos en política como independiente, pero dentro de la lista del PSOE. Era tan independiente, que se presentaba a escasos kilómetros de la localidad que gobernaba por aquellas fechas su hermano Ximo, Morella.

Peñarroya de Tastavins

Aquellas elecciones fueron las municipales de Peñarroya de Tastavins de mayo de 2011. Y el pequeño de los Puig pujaba por el Ayuntamiento de una localidad de algo menos de 500 habitantes. Su resultado final fue el de lograr, como cabeza de cartel, 59 votos, por detrás del PP y del PAR.
Aquella era su consagración política y su fin. Y es que en 2007 también fue en el cartel electoral del PSOE, aunque en aquella ocasión como número dos de la lista socialista.

Candidatura del PSOE.

En esa cita electoral de 2007 el resultado fue nueve votos peor y la posición del partido, la misma: por detrás del PAR y del PP.
Sus pobres resultados le debieron convencer de que era conveniente buscar futuro profesional en otra área. Y en el año 2018 su rastro apareció, como confirman las anotaciones de la Guardia Civil, en la trama de cobro de subvenciones de los Puig.

La Benemérita constató en esa investigación que “no consta ninguna propiedad a nombre de la citada mercantil en la base del Catastro, pero se encuentra abonado el alquiler de las oficinas sitas en Peñarroya de Tastavins a Jordi Puig Ferrer”. La mercantil en cuestión era Mas Mut Produccions, una de las sociedades de Francis Puig, el segundo de los hermanos Puig.

Pero, gracias a la casa unifamiliar de Jordi en Peñarroya, el hermano mediano de Ximo Puig, Francis, consiguió, nada menos que 33.028 euros en ayudas públicas en 2018 del Gobierno socialista de Aragón. Francis operaba realmente en la Comunidad Valenciana. Pero para cobrar ese dinero en subvenciones aragonesas, incluyó una sede social en su empresa Mas Mut Produccions ubicada en una pequeña localidad de Teruel: Peñarroya de Tastavins. Y para conseguir la justificación necesaria sobre su implantación en ese municipio de 439 habitantes  hizo figurar como sede social una casa de su hermano pequeño, Jordi, al que, supuestamente, le pago por el uso de la casa.

Lo último en España

Últimas noticias