La Generalitat catalana financia la lujosa sede de Acció Cultural

El Govern catalán riega con 16 millones al pancatalanismo valenciano, el hermano de Ximo Puig incluido

acpv
Manifestación de ACPV en favor de TV3

La Comunidad Valenciana está siendo víctima de un proceso de catalanización excluyente que recuerda mucho al desarrollado durante años por el independentismo en Cataluña. Bajo el pretexto cultural, articulado en torno a la asociación Acció Cultural del País Valencià (ACPV), un remedo de Òmnium Cultural o la ANC, el activismo pancatalanista cuenta con financiación doble, procedente tanto de la Generalitat catalana como de la valenciana, y un cliente que engorda su negocio editorial: Francisco Javier Puig, hermano del presidente valenciano, Ximo Puig.

La ACPV nació en 1978 para promover la identidad nacional valenciana en un marco de identificación histórica con Cataluña y las Islas Baleares. Lo que los independentistas catalanes definen como los ‘Països Catalans’. Fue, por ejemplo, responsable de las emisiones ilegales de TV3 en el ámbito geográfico de la Comunidad Valenciana.

Conscientes de la labor de Caballo de Troya que ejerce la ACPV, los gobiernos catalanes le han regado con más de 16 millones de euros desde 1999, según documentación aportada a la Fiscalía en el marco de la investigación que ésta realiza sobre las cuentas de la ANC y Òmium Cultural, asociaciones civiles que forman parte del golpe separatista en Cataluña y cuyos presidentes, Jordi Sánchez y Jordi Cuixart, están en prisión acusados de un delito de sedición.

El hermanamiento de la ACPV con la entidad sediciosa que preside Cuixart es explícito a través de la Federación Llull, constituida en Palma de Mallorca en 1990 por Obra Cultural Balear, la catalana Òmnium Cultural y Acció Cultural del País Valencià con el objetivo de difundir la idea de que las tres regiones forman parte de los ‘Països Catalans’.

El Govern catalán riega con 16 millones al pancatalanismo valenciano, el hermano de Ximo Puig incluido
La directiva de la ACPV en la Generalitat catalana en una reunión con la entonces consejera de Presidencia Neus Munté

La Generalitat le paga la sede

Campañas de promoción del uso del catalán, música popular, publicaciones históricas, homenajes a los muertos y a las ciudades que fueron objeto de represalias en la guerra de sucesión, la traducción al catalán del anuario de la revista británica ‘The Economist’…

Cualquier actividad de la ACPV ha sido susceptible de financiación por parte de los gobiernos catalanes durante estos años. Pero no solo eso. Incluso han financiado el préstamo hipotecario derivado de la compra y reforma de la sede de lujo que la asociación tiene abierta en Valencia, el antiguo edifico ‘El Siglo’, rebautizado como ‘Octubre Centro de Cultura Contemporánea’: Artur Mas pagó 715.411 euros de la anualidad de 2012, año en la que el gobierno catalán había solicitado a Rajoy un rescate de 6.347 millones a través del Fondo de Liquidez Autonómica (FLA). La Generalitat catalana también pagó la de los años 2013 (715.411 euros), 2014 (670.073 euros) y 2016 (659.602 euros), pese a los problemas de tesorería que la Generalitat arrastra estos años.

La colaboración del presidente Puig

Este suntuoso edifico fue el elegido por Ximo Puig para celebrar su primer acto público de carácter no político tras el acuerdo alcanzado con Compromís y Podemos que le permitió ser investido presidente de la Comunidad valenciana. No en vano, la ACPV trabajó durante años por minar las políticas del PP y fomentar que la izquierda recuperara el poder.
Con el socialista ahora en la presidencia valenciana, Ximo Puig se cuida muy mucho de no perder este respaldo de la ACPV, sobre todo ahora que, tras el último congreso del partido, decidió imprimirle un carácter más nacionalista y reivindicativo de la supuesta identidad valenciana. Especialmente polémica fue la “concesión directa de una subvención de carácter excepcional” que otorgó el año pasado a la asociación pancatalanista: 60.000 euros a dedo, sin concurrencia competitiva alguna.

Los medios del hermano de Puig

Un tercer actor en la estrategia del pancatalanismo en Valencia es el hermano del presidente socialista de la Generalitat valenciana. Francisco Javier Puig es propietario, junto a otros accionistas, de Comunicaciones de los Puertos S. A., empresa de comunicación de gran calado en la comarca de Els Ports. A su disposición, una radio comarcal (Los Puertos Radio), un semanario de información general (Noticias), dos productoras audiovisuales (Masmut Producciones y Canalnordvídeo) y un portal digital (comarquesnord.cat).

El emporio editorial de Puig tiene como epicentro el municipio de Morella, la pequeña localidad (apenas 2.500 habitantes) limítrofe con Cataluña de la que fue alcalde el hoy presidente valenciano. Los medios de su hermano han adoptado el dominio ‘.cat’ y no ocultan su voluntad de ser “estandarte de los medios de comunicación en catalán” dentro de la Comunidad valenciana.

Este entramado mediático cuenta todos los años con suculentas subvenciones procedentes del gobierno catalán. Los datos de 2017 aún no se conocen. Pero en 2015, el departamento de Presidencia le concedió tres ayudas para medios de titularidad privada “en catalán o aranés” por un importe total de 65.544 euros.

El año pasado Masmut Producciones recibió 9.679 euros para el periódico digital comarquesnord.cat. Y a Comunicaciones de los Puertos S. A. se le asignaron 34.219 euros para la televisión y la radio comarcal. En total, 43.898 euros para el grupo de medios que regenta Francisco Javier Puig.

Pese a tratarse de un grupo editorial que afirma su voluntad de ser “estandarte de los medios de comunicación en catalán”, Comunicaciones de los Puertos y Masmut Producciones han recibido ayudas de la propia administración valenciana con Ximo Puig ya al frente de ella. En 2015 recibieron cuatro subvenciones por importe de 80.060 euros.

Tanto la Generalitat catalana como la valenciana aparecen como patrocinadores de comarquesnord.cat, como puede observarse en la web.

Últimas noticias