Reforma Laboral

El Gobierno insiste: tramitará la reforma laboral como decreto ley para que ERC y Bildu no la cambien

Reforma laboral
Reforma laboral

La reforma laboral que ha aprobado este martes el Consejo de Ministros, y que cuenta con el apoyo de la CEOE y los sindicatos, va camino de embarrancar en el trámite parlamentario. Tal es así que Moncloa tiene prácticamente decidido no tramitarla como ley para evitar que ERC, PNV y EH Bildu puedan introducir enmiendas que pongan en aprietos al Ejecutivo. El presidente de los empresarios, Antonio Garamendi, ha avisado de que no estampará su firma si la reforma incorpora cambios de estos partidos. El Gobierno insiste en no modificar ni una coma del acuerdo alcanzado con patronal y sindicatos.

A los socios del Gobierno no les gusta un texto que consideran «poco ambicioso» y «humo» por no cumplir con la derogación completa de la herencia laboral de Rajoy. Y fuentes de los separatistas catalanes consultadas por OKDIARIO ya advierten que «esto no se puede aprobar». Este mismo mediodía se lo han hecho saber a la vicepresidenta segunda Yolanda Díaz. «O hay cambios o la norma decae», amenazan.

Pero el Ejecutivo no tiene en su previsión tocar ni una sola coma de la norma. Aunque en esto, como en todo lo que rodea la reforma laboral, también hay diferentes opiniones en el seno de la coalición. Mientras el PSOE se niega en rotundo, para no comprometer el apoyo de la patronal, Díaz estaría dispuesta a «tocar algunas cosas».

La cuestión está en que lo que reclaman sus socios para validar el texto chocan con los intereses de la CEOE, sobretodo en lo relativo a los despidos, y «eso es una línea roja» apuntan en Moncloa. Con la tramitación por decreto ley, una vez se convalide el texto aprobado por el Consejo de Ministros, tal vez con la suma de los partidos minoritarios y Ciudadanos, el Gobierno se ahorraría la introducción de enmiendas sin poner en riesgo la norma.

Tras la aprobación en el gabinete ministerial de la reforma, que entrará en vigor este mismo miércoles, Yolanda Díaz ha agradecido a los agentes sociales su trabajo a lo largo de estos meses para conseguir esta reforma. La vicepresidenta segunda ha insistido en que hoy «no es un día cualquiera», sino «uno de los días más importantes del Gobierno de España y de esta legislatura». Era una de las medidas estrellas de Unidas Podemos y el principal objetivo de Díaz como ministra de Trabajo y Economía Social.

Bildu se siente «engañado»

Si ERC asegura que «esto no se puede votar», Bildu opina prácticamente lo mismo. Es más los abertzales ya dan por hecho que no apoyarán la norma del Gobierno «si no se deroga por completo la reforma del PP». Fuentes de EH Bildu, consultadas por este periódico, dicen sentirse «engañados» por el PSOE.

En pleno estado de alarma firmaron un acuerdo, a cambio del voto de los vascos, en el que el Ejecutivo se comprometía a derogar el texto que aprobó Mariano Rajoy en 2012. Ahora «aquello queda en papel mojado», según los independentistas vascos. «No son de fiar» apostillan.

«Dejarán de tener vidas precarias»

«Vamos a tener un marco laboral que va a cambiar la vida de la gente en nuestro país (…) Esta reforma pasa página a la precariedad en España. Hay jóvenes y mujeres que no han conocido en su vida un contrato de trabajo que no sea basura. Ahora dejarán de tener vidas precarias», ha subrayado Díaz, quien ha hecho hincapié en que esta reforma laboral «es la primera en más de 40 años que recupera derechos en lugar de recortarlos».

Lo último en España

Últimas noticias