OKDIARIO analiza con un experto el lenguaje no verbal de los candidatos

Los gestos y el lenguaje delatan a Iglesias y Sánchez: "No se llevan bien y no se gustan"

Los gestos y el lenguaje delatan a Iglesias y Sánchez: «No se llevan bien y no se gustan»

El experto en comunicación no verbal sigue apostando por el uso magistral que Albert Rivera hace de las manos, aunque cree que en el debate de Atresmedia Pablo Casado ha ganado posiciones y ha estado mucho mejor que en el encuentro de TVE.

La suerte está echada. El segundo debate electoral en Atresmedia ha terminado y, al contrario que en el de TVE, no ha habido un clarísimo ganador, aunque ha sido, sin duda, más bronco que el de la cadena pública. Pablo Casado, Pablo Iglesias, Pedro Sánchez y Albert Rivera se han enfrentado de una manera más férrea sus propuestas políticas o usando como armas arrojadizas elementos como la tesis fake del socialista –desvelada por OKDIARIO–, así como el pacto con los separatistas y los proetarras el pasado mes de junio para acceder a La Moncloa y arrebatar el poder a Mariano Rajoy.

Una vez más, según Javier Torregrosa, director del Máster de Lenguaje No Verbal, ha sido el dirigente de Ciudadanos el claro ganador de la noche porque, explica a OKDIARIO, ha conjugado "magistralmente" los argumentos con el lenguaje corporal. Cree, además, que Rivera "usa prodigiosamente sus manos" y ha destacado que, al contrario que sus adversarios, "habla el lenguaje de la gente y no se lía con cifras, mientras que los demás sí lo han hecho". Y añade: "Un manejo de la voz excelente, el volumen y la velocidad lo maneja genialmente. Lo noto enérgico y diligente".

Determina el experto que, a diferencia del debate de TVE, el de Antena 3 ha sido "más bronco", pero también, reconoce, "más aburrido". Explica que los cuatro candidatos a las elecciones del 28-A "han estado bien, aunque han cambiado las posiciones" porque Casado "escala posiciones y ha estado mucho mejor" y el que "no ha arriesgado nada ha sido Sánchez que no ha parado de leer". Con respecto al eterno uso de ‘chuletas‘ por parte del secretario general del PSOE, Torregrosa cree "ha bajado mucho el tono de voz interpretando su papel", aunque en esta ocasión se ha notado algo más impostado que en TVE. "Cuando ha hablado del sistema de las pensiones, por ejemplo, ha intentado interpretar un papel de tristeza y empatía, pero ha quedado un poco fingido. A mí, sinceramente, me ha aburrido su falta de energía".

Casado, al que ayer el Torregrosa percibió algo ausente, ha subido posiciones con respecto a sus rivales, aunque no logra batir a Rivera. Detalla el experto que el líder del PP "ha estado mucho mejor, prácticamente no se ha tocado las manos, esas microfijaciones de intranquilidad, hoy lo ha hecho muy muy poco". Aprecia que "ha estado muy bien, usando un volumen alto y adecuado, salvo cuando ha hablado del aborto que su voz ha denotado un poco de duda".

Uno de los aspectos más llamativos de este debate, sin duda, ha sido el look elegido por el líder de Podemos. Ha optado por un jersey negro de la marca 198 –Ropa del Cambio–, propiedad de su secretario de Comunicación, Juan Manuel del Olmo, que, según afirma Torregrosa de manera divertida, "le quedaba algo grande, pero al menos no se ha puesto una camisa con las mangas remangadas hasta los hombros". Aprecia, además, que Iglesias "no se ha metido la mano en el bolsillo, ha usado un tono conciliador", sin embargo, comenta, "en dos ocasiones se ha enfadado y ahí es cuando es él, con los gestos más altivos y un volumen más alto". 

A Torregrosa, además, le ha llamado la atención la dirección en la que han apuntado las cabezas de los candidatos. Casado y Rivera estaban en los extremos y no podían elegir hacía dónde llevar sus cabezas, sin embargo, y ahí es donde repara el experto en comunicación no verbal, aprecia que Sánchez e Iglesias (que sí pueden elegir) "no se llevan bien, a pesar de que sus ideologías son las más cercanas". "Lo más sensato", añade, "es que Sánchez se separara de Rivera, pero no es así, huye de iglesias y es algo reciproco. No se gustan y no se cruzan la mirada". 

Lo último en España