Juicio del 'procés'

La fugada Ponsatí ya tiene la Euroorden y comparecerá ante la Justicia escocesa este jueves

El abogado de la política separatista confirma su puesta a disposición voluntaria a las 11.30 de la mañana "hora catalana", una vez el tribunal escocés competente ha recibido la nueva orden de extradición emitida por el juez Llarena.

Clara Ponsatí
La ex consejera golpista fugada en Escocia Clara Ponsatí. (Foto: AFP)
  • M. Jamardo y J. Guirado

La ex consejera de la Generalitat de Cataluña Clara Ponsatí se entregará a las autoridades escocesas el próximo jueves, a las 11.30 «hora catalana», tras haberse notificado formalmente a los tribunales competentes la vigencia de la nueva Euroorden cursada por el magistrado instructor de la causa del ‘procés’, Pablo Llarena, contra ella.

Lo hará en la misma comisaría de Edimburgo en la que compareció en la anterior ocasión, el pasado mes de julio. Desde entonces, la líder separatista catalana se encontraba en libertad sin cargos, una vez los tribunales escoceses le comunicaron, de manera oficial, la retirada de la primera orden europea de detención que pesaba sobre ella -desde marzo de 2018- por su participación en los actos ilegales del referéndum independentista del 1-O.

El juez Nigel Ross fue el encargado de trasladarle, entonces, la suspensión de su proceso de extradición. Sin embargo, Ponsatí fue informada de que se mantenía  la orden de detención nacional, lo que la ha obligado a permanecer como prófuga de la Justicia, ya que de haber regresado a España hubiese sido inmediatamente detenida.

El abogado de la ex consejera, de 62 años, asume ahora la retirada del pasaporte, como medida cautelar impuesta por el Tribunal Supremo español, en línea con lo ya ocurrido en el primer intento. En dicha ocasión Ponsatí recuperaba el documento oficial, una vez puesta en libertad sin cargos, después de declarar ante las autoridades judiciales competentes.

Además, el letrado Aamer Anwar asegura que la separatista confía en que «la Euroorden no será aceptada en su totalidad» por la jurisdicción escocesa. «Como mucho por el delito de malversación», apunta, «dado que al retirar Pablo Llarena la Euroorden anterior, no hay precedentes» que respalden, en su opinión, una entrega por sedición.

Segundo intento

El procedimiento seguirá el mismo curso en este segundo intento por conseguir la extradición de Ponsatí. En julio de 2018 era la Fiscalía escocesa, que actuaba en representación del Estado español, quien comunicaba al juez británico competente, la retirada oficial de la orden europea de detención, emitida por el juez Pablo Llarena.

Con dicha decisión del magistrado instructor del Tribunal Supremo, se ponía fin al procedimiento penal abierto contra Ponsatí en Escocia hasta su reactivación, hace unas semanas, tras hacerse público el fallo de la sentencia del juicio del ‘procés’ en la que sus compañeros de causa fueron condenados como autores de un delito de sedición en concurso con malversación.

Las órdenes europeas de detención y entrega de los tres ex consejeros catalanes han sido, además, remitidas a las oficinas de coordinación policial europea Sirene. Las internacionales se han cursado a Interpol para el supuesto en el que estos procesados se desplazasen o huyesen a un país no miembro de la UE.

El juez Llarena considera justificada la petición de entrega, en un auto de 59 páginas que se ha hecho público este martes. Responde así, favorablemente, a la solicitud de la Fiscalía, del pasado 31 de octubre para activar las Euroórdenes contra los tres ex consejeros, en situación de rebeldía desde el 9 de julio de 2018.

Si bien el magistrado indica que el desenlace de la sentencia del ‘procés’ no es directamente aplicable a los fugados, porque todavía no han sido juzgados, sostiene que “no puede sino concluirse que la sentencia reafirma la conclusión del auto de procesamiento de que los procesados perpetraron una serie de actuaciones que, sin seguridad pero con firmeza, presentan indicios racionales de criminalidad”.

Delito de sedición 

La Justicia española requiere a Escocia la entrega de Ponsatí -consejera de Educación del Govern catalán del también prófugo Puigdemont, entre julio y octubre de 2017- por sendos delitos de sedición, en concurso medial con malversación de fondos públicos.

La líder separatista catalana está acusada por ser parte activa de la organización política orquestada, desde la Generalitat, para la celebración del referéndum del 1 de octubre de 2017 en Cataluña, declarado ilegal por el Tribunal Constitucional.

Comín y Puig

Los también ex consejeros Toni Comín y Lluis Puig se entregarán, en las próximos horas ante las autoridades judiciales belgas, una vez se han activado las órdenes internacionales de detención, dictadas contra ellos por el Tribunal Supremo. Y tras haber sido notificada la recepción formal de la Euroorden renovada por el magistrado instructor de la causa del ‘procés’, Pablo Llarena.

Así lo solicitaba la Fiscalía española a Escocia, la pasada semana: que hiciese efectiva la de Ponsatí por los delitos de sedición y malversación. En idéntico sentido se producía la petición a Bélgica para la extradición de Comín. Mientras tanto, al huido Puig, se le reclama en Bruselas por desobediencia y malversación.

Con estas tres nuevas órdenes de detención se completan la ya dictada contra Carles Puigdemont, el pasado lunes 14 de octubre -el mismo día en el que se emitía el fallo de la sentencia del juicio del ‘procés’-. El ex presidente de la Generalitat de Cataluña ya ha comparecido ante la justicia belga y permanece en libertad condicional mientras el tribunal competente toma una decisión sobre el fondo del asunto.

Lo último en España

Últimas noticias