División en el entorno de Puigdemont sobre si debe volver para ser investido

Puigdemont se reúne en BRuselas con sus ex compañeros de clase.
Puigdemont, en Bruselas, con sus excompañeros de clase.

En en entorno político del expresidente catalán, Carles Puigdemont, todos coinciden en recordar que lo más importante debe ser «restituir al presidente legítimo»- en referencia a éste-y permitir que pueda gobernar con toda normalidad. Entre los ciudadanos, en cambio, la opinión es muy diferente.

En su pueblo de nacimiento, Amer (Gerona), a una mayoría de sus convecinos les gustaría que fuera investido presidente otra vez, pero le piden que «sea prudente» y le recuerdan que «tendrá a su pueblo al lado en todo lo que decida hacer».

Así, de pedir opinión a su entorno más cercano sobre qué debería hacer en el caso de que su equipo negociador llegue a un acuerdo con ERC para investirle de nuevo president, la realidad es que la división impera entre sus allegados. Entre los ciudadanos existe más realismo que entre los políticos, que se limitan a pedir a los tribunales que olviden todo lo que ha pasado.

Uno de los políticos que mejor conoce a Puigdemont, el vicepresidente del Parlament, alcalde de Besalú y amigo personal, Lluís Guinó, opina que «se tiene que restituir el president y el gobierno» y se muestra tajante: «de aquí no nos moveremos».

Más allá va la exsocialista independentista Marina Geli, que aceptó formar parte de la candidatura de Puigdemont, y que pide a la Fiscalía que permita «la vía política y la salida de los políticos presos».

Geli, que estuvo a punto de ser ministra de Sanidad con José Luís Rodríguez Zapatero, según recoge el exconsejero del PSC Joaquim Nadal en sus memorias, advierte de que Puigdemont «es el presidente en funciones» y que «toca revertir el 155 y empezar la negociación política para la formación de la mesa y un gobierno para cuatro años».

En Amer, la mayoría de sus convecinos votaron a favor de fuerzas independentistas el pasado 21 de diciembre. Ciudadanos, el partido consitucionalista más votado, logró 126 sufragios.

Su hermana: «Es muy terco»

Aún siendo uno de los pueblos más ‘indepes’, donde reciben a los socialistas con pancartas colgadas en la carretera llamándoles «traidores y mercenarios», piden a Puigdemont que se piense las cosas.

Jordi, hermano de un antiguo compañero de pupitre, asegura que «de él nos fiamos completamente, puede hacer lo que quiera», mientras que Ester, una amiga de la familia es más prudente: «que intente gobernar desde Bruselas».

Una de las personas con más autoridad para hablar de él, su hermana Montserrat, no le recomienda nada en público, pero sí recuerda que su hermano «es muy terco, y hará lo que le convenza más y decida hacer en ese momento preciso».

Lo último en España

Últimas noticias