Una consellera de Torra se mete en una jaula para comprobar lo que Junqueras siente en prisión

Teresa Jordà
La consellera de Agricultura, Teresa Jordà, en el momento de meterse en la jaula en Ripoll

Con el Parlament cerrado desde hace dos meses, el Govern de Quim Torra sigue centrado en organizar espectáculos y perseguir a quienes quitan lazos amarillos en las calles. La encargada de ofrecer el espectáculo este fin de semana ha sido la consellera de Agricultura, Teresa Jordà, quien ha vivido una experiencia escalofriante en Ripoll.

La consellera de Torra se ha introducido durante unos minutos en una jaula, para comprobar lo que sienten Oriol Junqueras y los ex consellers que cumplen prisión preventiva en los centros penitenciarios gestionados por la Generalitat.

Teresa Jordà ha participado de este modo en la campaña "Un pueblo encarcelado" puesta en marcha por Òmnium Cultural en la comarca del Ripollés. El objetivo de la campaña es denunciar la "represión" que sufre el pueblo catalán –según afirma la asociación independentista– y mostrar su solidaridad con los golpistas de la Generalitat.

El gesto más sobresaliente que ha tenido Teresa Jordà como consellera de Agricultura ha sido promocionar la venta de leche cruda, que según todos los médicos constituye un foco de transmisión de bacterias e infecciones.

Òmnium ha instalado en la Plaza del Ayuntamiento de Ripoll varias jaulas, para que se encierren en ellas durante un rato todos los que quieran sentir el suplicio de la prisión. El pasado miércoles se metieron en la jaula, adornada con enormes lazos amarillos, la alcaldesa de Vallfogona de Ripollès, Carmen Freixa, y el ex presidente de ERC en la comarca del Ripollès, Josep Jordà.

También han querido vivir esta experiencia espeluznante los concejales de ERC en el Ayuntamiento de Campdevànol Carmen Serrano, Toni Riera y Roger Bosch.

Algunos son aún más atrevidos, como el periodista Agustí Mas, miembro del gabinete de Presidencia del Consell Comarcal del Ripollès y columnista del diario independentista Ara. Mas ha pasado un turno entero de seis horas, reflexionando en el interior de la jaula durante la noche.

Como ha informado OKDIARIO, la sede del Consell Comarcal está situada a tan sólo cinco metros de distancia de la mezquita en la que el imán Abdelbaki Es Satty adoctrinó durante dos años a ocho jóvenes marroquíes, sin que aparentemente nadie se diera cuenta de la masacre que preparaban, y que culminó con los atentados yihadistas de Las Ramblas y Cambrils.

También ha pasado por la jaula el concejal y portavoz de ERC en el Ayuntamiento de Sant Joan de les Abadeses, Sergi Albrich, como muestra la siguiente imagen.

El propio Ayuntamiento de Ripoll, que preside el alcalde Jordi Munell García (PDeCAT), se ha encargado de promocionar en las redes sociales esta iniciativa, que constituye el colmo del victimismo: meterse voluntariamente en una jaula, para sentirse, al menos durante unos minutos, como un pueblo oprimido. Mientras tanto, los Mossos d’Esquadra siguen persiguiendo por las calles a quienes se atreven a quitar lazos amarillos.

Lo último en España

Últimas noticias