Crisis del coronavirus

Casado pedirá las actas de los expertos que usa Sánchez para eludir su responsabilidad en la crisis

"Cuando acabe esta crisis pediremos las actas de esas reuniones en la comisión de investigación que espero no vete, y sabremos si hubo sólo ocultación o también negligencia", ha advertido Casado a Sánchez desde la tribuna de oradores del Congreso.

Coronavirus, última hora de hoy en directo

«Los españoles merecen un Gobierno que no les mienta, merecen un Gobierno que les diga siempre la verdad», ha comenzado Pablo Casado su intervención en la sesión del Congreso que debate la segunda prórroga del estado de alarma decretado por el Gobierno. El líder de los populares pedirá las actas de los expertos en las que se escuda Sánchez para eludir su responsabilidad en la gestión de la crisis sanitaria del coronavirus.

«Cuando acabe esta crisis pediremos las actas de esas reuniones en la comisión de investigación que espero no vete, y sabremos si hubo sólo ocultación o también negligencia», ha anunciado Casado desde la tribuna de oradores del Congreso. Porque «en esta crisis esta funcionando mejor lo que no depende de usted», ha añadido.

«¿No va a pedir perdón a nadie?. Lejos de cualquier autocrítica, usted justifica sus decisiones en un supuesto comité de expertos del que sólo conocemos sus videos grabados, y cuya efectividad ha quedado más que cuestionada». Para el líder de la oposición el Gobierno está obligado a contar la verdad.

«Lo merecen los más de 14.500 fallecidos, según sus propios datos oficiales. Lo merecen sus familias, destrozadas de dolor por no haber podido despedirse de ellos ni acompañarles en sus últimos momentos. Lo merecen los 150.000 contagiados, y los 60.000 hospitalizados que siguen luchando contra el virus. Lo merecen el medio millón de profesionales sanitarios que se están jugando la vida por salvar la de los demás en condiciones lamentables. Y lo merecen los 47 millones de españoles confinados desde hace un mes, que hoy reciben con resignación su petición para mantenerles encerrados en sus casas otros 15 días».

Casado no ha evitado recordar cómo durante la crisis del ébola, «cuando apenas habían pasado 24 horas del único contagio en España», Sánchez «ya había dictado sentencia contra el Gobierno del Partido Popular como culpable de la epidemia y le había exigido su dimisión. Solo perdió la vida un perro, lo que nos costó 25 manifestaciones para llamarnos asesinos«. «Su autoridad moral para pedir ahora lealtad y unidad es nula, pero aun así, nosotros mantendremos hoy el apoyo a las medidas de contención de la pandemia», ha afeado Casado. «Porque la guía de nuestra vocación política es la ética de la responsabilidad. Le recomiendo que la practique usted también», ha añadido.

Así no

«En la primera votación del estado de alarma le dije que no estaba solo, en la segunda que esto no iba bien, y hoy le debo decir: así no», ha continuado Casado su alocución.

En un momento en el que España es el país del mundo con más fallecidos por millón de habitantes a causa del COVID-19 y «ya registramos la quinta parte del total mundial» -además de ser «el primer país del mundo en contagios de profesionales sanitarios, casi 20.000, es decir, uno de cada siete infectados en España»- Casado ha pedido a Sánchez que «dejen de hablar solo de picos y de curvas, de despersonalizar el inmenso dolor de esta masacre en vidas humanas» y de convertir «en mera estadística a las decenas de miles de vidas truncadas y de duelos en soledad».

«Por eso le vuelvo a pedir, medio mes después, que declare luto nacional hasta que superemos esta pandemia», ha exigido Casado a Sánchez.

Improvisación

El líder de los populares no ha desaprovechado la ocasión para afear a Sánchez su improvisación en la gestión de la crisis sanitaria: «Casi no queda un medio influyente internacional que no haya criticado su imprevisión y mala gestión de la crisis. A ellos no les puede amenazar con el BOE».

A diferencia de lo que asegura el Gobierno «esta crisis no es simétrica, porque ha afectado de forma distinta a los países en función de la eficacia de los gobiernos y, porque no en todos, la oposición ha aprobado sus duras medidas como hemos hecho en España. No hay más que ver la buena gestión en Corea, Japón o Alemania, o escuchar la contundencia de la oposición norteamericana, británica, francesa o italiana para poner de relieve nuestra lealtad, a pesar de su desprecio», ha dicho Casado.

«Pero no seré yo el que le exija responsabilidades en medio de la tormenta. No hasta que amaine. No será este partido el que le monte concentraciones a las puertas de su casa, ni campañas del ‘Pásalo’ con fotos de víctimas en redes sociales. Nosotros no somos como ustedes», ha añadido el líder del PP.

Sin embargo, Casado ha repasado uno a uno los errores y retrasos de un Gobierno que «contestó a la reclamación de la OMS del 30 de enero diciendo literalmente que España no va a tener más allá de algún caso diagnosticado, que no habrá transmisión local, o como mucho, muy limitada y controlada».

Y justo un mes después, el 2 de marzo, «el Centro Europeo para el Control y Prevención de Enfermedades y luego el propio Centro de Seguridad nacional advirtieron contra la celebración de actos masivos que pudieran propagar el virus. Pero durante toda esa semana el Gobierno autorizó, a través de sus delegaciones provinciales, centenares de manifestaciones, eventos deportivos y lúdicos. Sólo en Madrid alentaron 77 manifestaciones multitudinarias por el 8 de marzo», ha recordado contundente Casado.

Estado de excepción

«Hoy apoyaremos por tercera vez un estado de alarma que ya ha desbordado sobradamente su alcance constitucional. Pero con un margen de 15 días le advertimos que esta restricción de derechos no es ilimitada», ha recordado Casado a Sánchez que «los poderes máximos que le otorgamos deben ir acompañados de eficacia y transparencia».

«Una cosa es contener la expansión de la pandemia y otra muy diferente es confinar la democracia, las libertades constitucionales e incluso las legítimas críticas de la oposición, los medios de comunicación o los propios ciudadanos en las redes sociales», ha añadido Casado haciéndose eco de las voces jurídicas que hablan ya de la necesidad de declarar un estado de excepción.

Medidas económicas

Sobre las medidas económicas que hoy ha presentado Sánchez en la Cámara Baja para recabar el apoyo de los grupos parlamentarios, Casado ha asegurado que cumplirían con su «apoyo» al Gobierno «para salvar vidas, pero no podemos hacerlo para arruinar España».

Y se ha referido el líder de los populares a la «profunda crisis económica que dejará esta crisis sanitaria». Una crisis que «por ahora ya ha destruido 1 millón de empleos y 120.000 empresas, y ya ha forzado a 300.000 empleadores y 2 millones y medio de trabajadores a una regulación de empleo», de momento, «temporal».

Casado ha reiterado su mano tendida al Ejecutivo para salir adelante de las dificultades económicas derivadas de la paralización de la actividad productiva impuesta por la gestión de la pandemia. Eso sí, según el decálogo propuesto por el Partido Popular al comienzo de la crisis.

Menosprecio

Casado ha asegurado que Sánchez está «superado» por esta situación y, por ello, se dedica «más tiempo a buscar subterfugios y repartos de culpa que a encontrar soluciones».

«No dilapide el extraordinario poder que hoy le vamos a conceder otros 15 días más. Por esto es por lo que le juzgarán nuestros nietos dentro de 40 años», ha concluido Casado.

Lo último en España

Últimas noticias