Ayuntamiento de Madrid

Carmena confía el monumento de los refugiados de 300.000 € a un chef con 20 años de pufos

El monumento por los refugiados que sustituirá a la pancarta 'Refugees Welcome' ha sido encargado a dedo por 300.000 euros a un artista brasileño. Su representante en España es un chef con amistades turbias que acumula 20 años dejando importantes deudas allá por donde pasó.

Una recreación del monumento con el representante y el artista.
Una recreación del monumento con el representante y el artista.

La escultura Refugiados que Manuela Carmena inaugurará previsiblemente antes de las elecciones en el Paseo de Recoletos, cerca de Cibeles, esconde una rocambolesca historia. El responsable de la obra es Eustaquio ‘Tako’ Pezonaga Larrea, un hombre que lleva desde los años 90 dejando pufos.

La obra como adelantó OKDIARIO costará 300.000 euros y el diseño escogido a dedo por la alcaldesa es de un artista brasileño llamado Alberto José Costa Borba (Bel Borda). Este escultor ha nombrado a Tako Pezonaga como representante e interlocutor en Madrid, es un hombre colecciona polémicas. Su cargo es «responsable de suministro» de la obra según los pliegos del contrato sin concurso.

Pezonaga ha dejado deudas en varios sitios y es íntimo amigo de Gabriel Urralburu, político navarro condenado por cobro de comisiones en el ‘caso Roldán’

La primera referencia que encontramos en prensa de Tako Pezonaga es que en 1993 provocó la destitución fulminante del secretario general del Plan Nacional del Sida, Carlos Artundo, «por actuar al margen del ministerio en la organización de espectáculos y la recaudación y gasto de fondos privados para el Día Mundial del Sida en una cuenta al margen del ministerio», como recoge El País.

La ministra socialista de entonces cesó directamente a este alto cargo por confiar en Pezonaga que en nombre del Estado recaudó dinero de empresas privadas en una cuenta bancaria a su nombre desconocida para la Administración. En suma fueron varios millones de pesetas.

Otra de las polémicas que arrastra son sus controvertidas amistades. El libro Urralburu: corrupción al servicio de Estado desvela que Pezonaga era una de las personas más cercanas a Gabriel Urralburu, el presidente de Navarra por el PSOE que acabó en prisión condenado a 11 años (rebajados por el Tribunal Supremo a 4) por el cobro de comisiones millonarias de constructoras por la conocida ‘trama navarra del caso Roldán’.

Extracto del libro sobre Gabriel Urralburu. (Clic para ampliar)
Extracto del libro sobre Gabriel Urralburu. (Clic para ampliar)

«Hicieron mucho daño»

Por otra parte, Pezonaga, que también es periodista, dejó un reguero de deudas e irregularidades como representante de otra empresa llamada Eurosponsor S.A., también según El País. Por ejemplo, en el Museo de la Ciencia Interactivo de Alcobendas dejó a deber 45 millones de pesetas.

«Trabajamos con ellos tres años y el problema surgió cuando nos dimos cuenta de que el dinero que supuestamente tenía que haber para los contenidos no aparecía. Aquí nos hicieron mucho daño», explicaron desde ese centro.

Restaurante en Brasil

Años después, Tako se metió a cocinero, decidió poner tierra de por medio con sus pufos y abrió un local de comida española en Salvador de Bahía (Brasil), ciudad donde debió conocer al escultor. De hecho, ese artista diseñó la imagen gráfica del restaurante como recogen medios locales.

Carmena confía el monumento de los refugiados de 300.000 € a un chef con 20 años de pufos
Tako Pezonaga Larrea.

Posteriormente, tras esa aventura al otro lado del charco, volvió a España y se hizo cargo en 2014 de un restaurante en un club de golf en Pamplona. OKDIARIO ha contactado con el restaurante y comentan que ya no trabaja ahí.

«Estuvo dos años y dejó una ristra de facturas por pagar. A los propietarios del club no les pagó el alquiler durante los dos años que estuvo al cargo. Más de 100.000 euros en deudas, calculo. Además, cada dos por tres vienen proveedores reclamando miles de euros en encargos impagados. Por ejemplo, del gas nos piden 10.000 euros», explican.

Multa por un concierto

Otra referencia en la hemeroteca es que Pezonaga perdió un recurso contra una multa de 100.000 pesetas impuesta por organizar un recital en la Ciudadela, en Pamplona. Dicho acto estuvo «politizado» y se exhibieron cinco pancartas de organizaciones ilegales y se repartió propaganda clandestina de partidos ilegalizados.

La adjudicación del monumento, por exactamente 299.309,98 euros (impuestos incluidos), es por procedimiento negociado sin publicidad. Los pliegos de la misma establecen la obligación de fijar un «responsable de suministro». «El adjudicatario, durante el periodo de vigencia del contrato, designará un responsable y su suplente que será su representante en España, Don Eustaquio Pezonada Larrea que actuará como interlocutor con el Área de Gobierno de Cultura y Deportes», recoge la documentación oficial.

Este periódico se ha puesto en contacto con Pezonaga que no aclara si cobrará parte de los 300.000 euros del contrato. Declina hacer comentarios sobre sus pufos y subraya que «es el Ayuntamiento quien contrata al artista Bel Borba y su obra Refugiados. Mi asistencia es de amistad personal con el artista. Cuando la obra esté implantada, con la presencia del artista, este cobrará los honorarios a los 30 días». El contrato se firma a comienzos de marzo y hay una ejecución de tres meses por lo que llega al filo de las elecciones de mayo de 2019. Se financia gracias a las Inversiones Financieramente Sostenibles (IFS).

Lo último en España

Últimas noticias