Apoderados de ERC y la CUP contaron votos el 21-D pese a estar prohibido por la ley