Ortuzar no se fía de los proetarras de Bildu: "Nadie llega al poder desde las barricadas"

Andoni Ortuzar
Andoni Ortuzar: Foto: EP

El presidente del EBB del PNV, Andoni Ortuzar, ha afirmado que los proetarras de Bildu "no son un agente político de fiar para llegar a acuerdos sostenidos en el tiempo", y ha advertido a la coalición soberanista de que "nadie llega al poder desde las barricadas".

El líder jeltzale señala, asimismo, que, tras la prórroga presupuestaria, el PNV va a "seguir proponiendo y poniendo cosas encima de la mesa en el Parlamento vasco, y el que se ocupe de cargárselas tendrá que responder ante la ciudadanía".

Cuestionado en la entrevista concedida a Deia por la fallida negociación presupuestaria, Ortuzar cree que la izquierda abertzale "no es aún un agente político de fiar para llegar a acuerdos sostenidos en el tiempo", y le acusa de tener una "forma de negociar puramente táctica".

"Entre el país y no darle un supuesto tanto al PNV, prefieren lo segundo. La izquierda abertzale sigue construyendo su opción política como una alternativa destructora, ‘anti’, cuando sería mejor que fueran una oposición colaborativa. Nadie llega al poder desde las barricadas", afirma, para añadir que la negociación la han hecho con la "calculadora electoral".

Pérdida de "adeptos"

Por ello, cree que EH Bildu no ha ganado "ni un adepto" estas semanas, mientras que, probablemente, "hayan perdido alguno, porque en su mundo había mucha gente que, por diferentes motivos, por poner los dos pies dentro del cuadrilátero institucional, quería el acuerdo". Asimismo, considera que el papel del coordinador general, Arnaldo Otegi, "ahora mismo es ser un comercial", y no cree que esté "en la sala de máquinas de la toma de decisiones".

En esta línea, Ortuzar afirma que personalmente nunca ha "sacralizado la unidad abertzale" y defiende la "capacidad de acuerdo", aunque "lo que da pena es que no sepamos llegar a un mínimo común denominador". "Con este Bildu es imposible", añade, para incidir que el PNV está "a gusto" con la coalición con el PSE.

Por otro lado, rechaza que exista una alternativa a Urkullu y su Gobierno ya que la oposición tiene "poca chicha" de tal forma que "se juntan para oponerse, para poner palos en las ruedas, pero nunca se juntan para hacer nada en positivo".

Por lo que respecta al PP, cree que está "en el inicio de la travesía del desierto en España y también en Euskadi", y no considera que los populares vayan "a moverse antes de las municipales y forales porque rompería la línea de limpieza ideológica de no contaminación en la que se ha embarcado Pablo Casado: ningún contacto con los nacionalistas, porque todos somos tóxicos".

"No veo yo que el PP vasco tenga margen de maniobra con lo radicalizado que está en Madrid. Tendremos que visualizar en lo que resta de legislatura un Parlamento en el que vamos a seguir proponiendo y poniendo cosas encima de la mesa, y el que se ocupe de cargárselas tendrá que responder ante la ciudadanía", advierte, para añadir que "sería curioso" ver en el Parlamento vasco "un bloque del no conformado por Bildu, PP y Podemos".

Nuevo estatus

Por lo que respecta al nuevo estatus, Ortuzar dice que se trata de un camino que está abierto y subraya que el PNV va a ser leal "con lo que hemos dicho y escrito, y vamos a intentar que en las fases sucesivas se ensanche el acuerdo".

"Iremos viendo si Bildu es leal o no a estos planteamientos. Lo que no vamos a hacer es darle la llave del país. La llave la dan los ciudadanos en las elecciones y, de momento, la tiene el PNV", resalta.

Asimismo, cree que fue una "equivocación" que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez dijera recientemente que el nuevo estatus no se puede pactar solo con EH Bildu y considera que el PSOE tiene que llevar "un coche con dos volantes".

"Con uno tiene que guiar las relaciones con los que le pusimos en La Moncloa, pero con otro tiene que corregir los desvíos que le puedan traer supuestas pérdidas electorales en España por no ser suficientemente firme con los nacionalistas. Es muy fácil la respuesta a Sánchez: estamos dispuestos a negociar. El que ha hecho renuncia ha sido el PSE. Encantados de que nos ponga una alternativa en la mesa. Hasta hoy, no ha sucedido", critica.

En referencia a la Ponencia de Memoria, subraya que es un tema en el que PSE, PP y EH Bildu están "más anclados en el pasado que en las necesidades del presente" al darse "una pelea por el relato".

"Para mí es muy frustrante que Bildu sea incapaz de asumir el injusto daño causado. No entiendo por qué con los estatutos de Sortu y el pacto que hicieron con el fiscal los cargos históricos de la izquierda abertzale reconociendo lo que reconocieron, ahora no pueden decir que matar estuvo mal y que lamentan el daño injusto causado. ¡Es de cajón!", critica.

Asimismo, dice que tampoco entiende por qué el PSE "se aferra tanto a la doctrina tradicional antiterrorista" cuando se trata de un tiempo que "ya ha pasado" y ETA no existe.

"Claro que hay que hacer un relato justo, pero lo que no puede ser es que sigamos todavía, por la pelea por el espacio con el PP, anclados en los años 2000", expresa. Pese a todo, dice no temer que el PSE se levante de la mesa, como en 2013 y apuesta por buscar cómo "reconducir los trabajos".

Cataluña

Por lo que respecta a la situación que se vive en Cataluña, Ortuzar manifiesta que los partidos soberanistas catalanes tienen "un margen estrecho para hacer política en Madrid, porque tienen políticos en la cárcel y el exilio, tensión social" y defiende que los catalanes necesitan "un diálogo abierto sin condiciones".

De este modo, defiende que "diálogo" y "seguridad jurídica" son importantes. Y, "un poco, son la vía vasca". "Es nuestro modelo. Pero somos muy respetuosos con los caminos de otros. El binomio diálogo-seguridad jurídica es lo que te permite que la mesa del jueves pueda seguir avanzando", indica en referencia a la reunión mantenida entre Pedro Sánchez y Quim Torra.

"El Gobierno español, aunque nos pueda gustar más o menos a los que no comulgamos con esta Constitución, es lógico que se aferre a la actual Constitución española. El asunto es cómo desde el diálogo generoso, y desde una interpretación de la seguridad jurídica que permita ese diálogo generoso, se puede sacar un acuerdo. Esa es la clave, que en el fondo es muy parecida a nuestra propuesta. Estamos ofreciendo diálogo y nuestra propuesta tiene anclaje jurídico. Vamos a ver si en Madrid lo entienden así", añade.

Por lo que respecta a la negociación presupuestaria en el Estado y un posible apoyo jeltzale, Ortuzar defiende que sería bueno comprobar "antes si hay agua en la piscina catalana" de tal forma que el Gobierno español tiene que crear las condiciones para que se dé una negociación con los partidos catalanes. "Otra cosa es que llegue a buen término, pero tendríamos que saber que los catalanes quieren negociar. Hasta ahora, han dicho que no", aclara.

En este sentido, destaca que condiciones políticas que exije el PNV "están sobre la mesa ya y "si el futuro de Sánchez pasa de alguna manera por el PNV, sabe de qué va a tener que hablar con el PNV: transferencias, nuevo estatus en el futuro, política penitenciaria… Todo está sobre la mesa. No hay nada secreto".

Lo último en España