Álvarez de Toledo denuncia el "populismo sexual" de la izquierda

Álvarez de Toledo denuncia el «populismo sexual» de la izquierda
Cayetana Álvarez de Toledo. (Foto. PP)

Al día siguiente del bronco debate electoral, Cayetana Álvarez de Toledo ha arremetido contra el "populismo sexual" de la izquierda. Hay que recordar que la cabeza de lista del PP por Barcelona aseguró que "no descarto ir a los tribunales" al entender, por las palabras que la dirigente de Podemos Irene Montero vertió contra ella en dicho debate, que insinuaba que ésta "justifica el delito de violación".

La popular mostró su indignación durante el debate con la número dos podemita tras decir ésta que “cuando te violen, va a llegar una mujer como Cayetana Álvarez de Toledo y te va a decir ‘querida, no es para tanto, yo no digo que sí todo el rato y todas las veces, no digo que sí hasta el final’".

En un mitin en un hotel de Lleida ante un centenar de personas, la candidata, que en las últimas horas ha sido blanco de críticas por cuestionar que el "silencio" de una mujer ante una relación sexual con un hombre equivalga "necesariamente" a que no la consiente, ha criticado el discurso de la izquierda en este ámbito.

"Las mujeres no nacemos víctimas y los hombres no son todos unos violadores por nacimiento", ha afirmado la candidata, para quien la izquierda pretende "buscar la confrontación y la división entre hombres y mujeres" a pesar de que existe una "extraordinaria y evidente relación de complicidad y cooperación" entre ambos sexos.

Los partidos de izquierda quieren con ello "romper la base de la igualdad" entre ambos sexos y crear "distintos baremos de presunción de inocencia", ha dicho.

"Hay detrás de esto un populismo sexual", ha denunciado durante el mitin, y como prueba de ello ha destacado el cambio de nombre de la candidatura que lidera Pablo Iglesias, Unidas Podemos, o la propuesta de introducir la igualdad de género en la Constitución. "Sería libras e iguales", ha dicho, para ironizar sobre esta idea.

La estrategia de la izquierda consiste en crear "bloques identitarios monolíticos" y en tildar de "mala mujer" a quien discrepa de esa visión, ha señalado la candidata, que ha subrayado que ella tiene "mucho más que ver" con el presidente de su partido en Cataluña que con la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau.

Asimismo, ha instado a ensanchar el espacio político de su partido para lograr que quienes se han acercado al PP en algún momento "vuelvan", también los votantes de izquierdas.

En esa línea, el presidente del PPC, Alejandro Fernández, ha insistido en la necesidad de que el constitucionalismo no se divida en Cataluña y de "reconstruir el centroderecha liberal", tanto en Cataluña como en España, y ha reprochado a Ciudadanos y a Vox que no tengan "intención de volver a unir" ese espacio político.

En concreto, ha criticado que Ciudadanos haya decidido lanzar una "opa hostil" contra el PP y que Vox ponga a la derecha española "al servicio de la Internacional Populista".

Últimas noticias