Inmigración menores

La Policía denuncia que hay comunidades autónomas que ‘trafican’ con los menores inmigrantes

Mossos
Varios menores extranjeros durmiendo en una comisaría de Barcelonaen3-interior
Comentar

Están ejecutando una práctica irregular para deshacerse de ellos y resolver la “sobreocupación”

La llegada a España de menores extranjeros no acompañados ha aumentado en 4.760 en 2018

Los centros de protección al menor de toda España están incurriendo en una práctica similar al  tráfico de menores para resolver un problema de saturación en las instalaciones debido a la alta demanda, según fuentes policiales consultadas por OKDIARIO. Sin conocimiento ni consentimiento de los menores, estos centros están ejecutando una práctica irregular para deshacerse de ellos, con la finalidad de resolver la “sobreocupación” de las dependencias.

Esta situación está provocando que los propios cuidadores lleven a cabo medidas extrajudiciales induciendo a los menores a que abandonen voluntariamente el centro en el que se encuentran acogidos y, por tanto, quebrantando sus deberes legales de custodia.

Cinco menores perdidos en Madrid

OKDIARIO ha tenido acceso a un informe interno de la Policía Nacional del distrito de Hortaleza (Madrid) en el que los agentes explican un acontecimiento que tuvo lugar el pasado mes de septiembre en el Centro de Primera Acogida de Hortaleza. Los hechos ocurrieron entorno a las cinco de la madrugada del pasado 12 de septiembre.

Según el testimonio de los policías, dos agentes de esta comisaría se desplazaron hasta el centro tras recibir un aviso por un altercado entre varios menores de dicho centro. El educador del centro, Miguel Ángel Martínez, explicó a los agentes que hacía escasas horas había ingresado un nuevo menor proveniente del Centro de Menores Amorebieta de Bilbao, llamado Younes B., de nacionalidad marroquí. El menor protagonizó un enfrentamiento con otros residentes del centro madrileño.

Acto seguido, y para sorpresa de los agentes allí presentes, se desplazó hasta el lugar un indicativo policial acompañado de otros dos menores extranjeros. Los policías explicaron que habían recibido una llamada del Servicio Público de Empleo Estatal en la que dos vigilantes de seguridad informaban que dos menores llamados Oussama y Hamza -que les confundieron con miembros de la Policía Nacional- se habían acercado a ellos solicitando amparo y que provenían de Bilbao.

Previamente otros dos menores, Manza y Rachid, también de origen marroquí, se personaron en la Comisaría de Hortaleza manifestando que se encontraban solos.

“Un caso muy extraño”

En total eran cinco los menores que se encontraban desamparados en Madrid, todos ellos provenientes del mismo destino: Bilbao. Fuentes policiales cuentan a OKDIARIO que en ese momento comenzaron a sospechar y ha preguntarse “¿qué estaba ocurriendo?”

Para añadir más misterio a la historia, de repente los cinco menores se saludaron. “¡Se conocían entre ellos¡”, exclama uno de los presentes a este diario.

En el lugar  se encontraba un mediador de Cruz Roja que también ejercía como intérprete de los menores en el centro. Los policías se entrevistaron con los menores extranjeros, todos ellos de nacionalidad marroquí, con la ayuda del intérprete.

“Nos montaron en un autobús”

Los jóvenes manifestaron que una cuidadora del Centro de Acogida de Amorebieta Bilbao, donde se encontraban todos ellos internos en “régimen abierto” -según consta en el escrito-, les compró un billete de autobús con destino a la capital española. Todos ellos se subieron a vehículos distintos, para no levantar sospechas pero con un mismo destino.

Un vez que los menores aterrizaran en la capital madrileña debían seguir las pautas que previamente la cuidadora les había indicado: “Una vez lleguéis a la estación de autobuses os tenéis que dirigir a la Comisaría de la Policía Nacional más cercana y decidle: ‘somos menores y estamos solos”.

“Una vez lleguéis a la estación os tenéis que dirigir a la Comisaría más cercana y decid: ‘somos menores y estamos solos”

Esta persona, que ejerce como tutelar de los menores, les detalló que los agentes de la policía se encargarían de darles de comer y encontrarle un alojamiento. Finalmente, animó a los jóvenes diciéndoles: “En Madrid vais a estar mucho mejor”.

“Delito por abandono de menores”

El responsable del centro de Hortaleza, Miguel Ángel Martínez, y el mediador que hizo las veces de interprete, explicaron que este es el procedimiento habitual realizados por los centros de acogidas de España como medida para reducir el alto volumen de ocupación en las instalaciones, según consta en el escrito.

Le denominan “fase de acompañamiento” y consiste en ofrecer a los menores la posibilidad de marcharse a la provincia que deseen. Sin que ningún responsable gestione la autorización oficial pertinente entre dichos centros de protección -el saliente y destinatario-, ni tampoco una comunicación entre las Comunidades Autónomas que tienen asignadas la guarda o tutela de los jóvenes extranjeros.

Los agentes informaron a los responsables de los menores que están incurriendo a un “delito de los deberes de custodia y de abandonado de los menores”

Los agentes de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad informaron a los responsables de los menores de que están incurriendo a un “delito de los deberes de custodia y de abandonado de los menores”, puesto que dejan a estos “a su suerte en una transporte público, sin que ningún tutor les espere a la llegada de su destino. Simplemente confiando en que los menores puedan encontrar a agentes de la policía y guardia civil para que estos se hagan cargo de los mismos”.

Este suceso se produce semanas previas a que la Comunidad de Madrid haya puesto en conocimiento de la Fiscalía la llegada masiva de menores extranjeros no acompañados en la región. La consejera madrileña de Políticas Sociales y Familias, Dolores Moreno, ha asegurado que son más de mil menores extranjeros en los que va de año -el doble con respecto a 2017- los que llegan a la capital de España “sin que ninguna administración los haya derivados por el cauce legítimo”.

En España la llegada de menores extranjeros no acompañados -conocidos como menas- se ha incrementado en 4.760 desde diciembre de 2017, hasta alcanzar los 11.174. El Ejecutivo de Pedro Sánchez niega a que se deba a “un efecto llamada”.

Últimas noticias