Merkel traslada a Rajoy su enfado porque la decisión del juez pone en cuestión la naturaleza de la UE

Merkel-Rajoy
Merkel y Rajoy en una imagen de 2017 (Foto: AFP).
Comentar

El Gobierno alemán ha hecho saber al Ejecutivo de Mariano Rajoy su malestar por la decisión judicial de dejar en libertad bajo fianza a Carles Puigdemont. El ex presidente catalán ha podido salir de la cárcel este viernes tras depositar 75.000 euros.

El gobierno de Angela Merkel considera que la decisión de la Audiencia territorial de Schweslig Holstein “pone en cuestión la naturaleza y esencia misma de la Unión Europea”, basada en la “cooperación y confianza” entre los países miembros, según fuentes conocedoras.

Además de declarar la salida de prisión, el juez consideró “inadmisible” el delito de rebelión por el que el expresidente de la Generalitat se encuentra procesado en España. Sí tramitará la solicitud de extradición por el delito de malversación de fondos públicos.

Las mismas fuentes ponen la atención en el perfil más independentista de los länder, los estados federados que conforman la organización territorial alemana, como posible explicación a la inesperada decisión judicial.

En círculos del Gobierno se manifiesta un serio malestar por la situación actual de Carles Puigdemont y cómo puede afectar a la instrucción judicial del resto de los procesados.

Mariano Rajoy ha hecho partícipe a su equipo de esta preocupación. No obstante, el presidente quiere evitar cualquier crítica por temor a que eso pueda complicar la decisión definitiva sobre la entrega a España del dirigente independentista.

La decisión, conocida este jueves, ha sido un revés totalmente inesperado para el Gobierno. Sobre todo, porque contradice a la petición de la misma Fiscalía regional, que el pasado martes recomendó extraditar a Puigdemont por malversación de fondos y alta traición. Además, aconsejó mantener en prisión al ex president mientras durase la tramitación de la orden de extradición. El Ejecutivo alemán se mantuvo al margen de una decisión, afirmó, que corresponde en exclusiva al ámbito judicial.

Cabe recordar que el Código Penal alemán tiene su equivalente al delito de rebelión en lo que denomina ‘alta traición’, en la que tiene que confluir violencia o amenaza de ésta. El comunicado del juez consideró que a Puigdemont “se le puede imputar la violencia que tuvo lugar el día de la consulta, pero estos actos violentos no tuvieron la forma, la envergadura y el efecto suficiente como para ejercer tanta presión en el Gobierno y que éste tuviera que capitular frente a las demandas de la persona violenta”.

Fuentes gubernamentales afirmaron este jueves que “la Justicia española adoptará las medidas más adecuadas ante estas nueva circunstancia para velar por el cumplimiento de las leyes de nuestro país”.

Las mismas fuentes expresaron que el Gobierno “no puede hacer ninguna valoración” sobre la puesta en libertad de Puigdemont porque “nunca opina sobre decisiones judiciales, mas aún cuando se trata de decisiones de un tribunal de otro país”. El Ejecutivo recalcó que “respeta siempre” lo que determinan los jueces, “cuando le gustan y cuando no”.

El juez del Tribunal Supremo, Pablo Llarena, estudia presentar una cuestión prejudicial ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea TJUE acerca de la decisión marco relativa a la Orden Europea de Detención y Entrega OEDE y a los procedimientos de entrega entre Estados miembros.

También la Fiscalía General del Estado se plantea recurrir. “La Fiscalía estudiará la eventual posibilidad de ejercitar las acciones pertinentes para la protección y defensa del orden jurídico europeo relativas a la OEDE ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea”, dice en un comunicado, al que ha tenido acceso OKDIARIO.

Últimas noticias