Puigdemont sale de la cárcel presentándose como un mártir de los derechos humanos

Puigdemont sale de la cárcel

El expresidente de la Generalitat de Cataluña Carles Puigdemont ha abandonado la prisión de Neumünster, a la que fue enviado tras ser detenido el pasado 25 de marzo en virtud de la euroorden del Tribunal Supremo, que lo procesa por rebelión y malversación. El juez alemán encargado del caso optó este jueves por dictar libertad para el líder golpista y por descartar el delito mayor que se le imputa en España.

Una vez pagados los 75.000 euros impuestos de fianza, Puigdemont, arropado por decenas de cargos de su partido y simpatizantes y ante numerosísimos medios nacionales e internacionales, ha salido victorioso del lugar en el que ha pasado poco más de diez días. Ahora, debe fijar su residencia en el país -vivirá en Kiel o Berlín- y estar localizable mientras se resuelva la extradición, algo que podría tardar cerca de dos meses.

En sus primeras declaraciones, a las puertas de la prisión y poco antes de las 14:00 horas, ha dado las gracias a todas las personas que le han apoyado "por todo el mundo", incluyendo -tras enumerar varios países- "España y Cataluña". Asimismo, ha calificado como una "vergüenza" que haya "presos políticos en Europa".

"Pedimos diálogo en los últimos años y sólo hemos recibido una respuesta violenta y represiva, es hora de hacer política", ha continuado. Está previsto que no sean sus últimas palabras del día, ya que su equipo ha convocado una rueda de prensa para la tarde en un polideportivo de la localidad.

Últimas noticias