España

Dos periodistas ultrapodemitas defienden a la independentista que pidió que se violara a Arrimadas

Dos periodistas ultrapodemitas defienden a la independentista que pidió que se violara a Arrimadas
Antonio Maestre y Juan Soto Ivars (Foto: Facebook)
0 Comentar

El periodista podemita de ‘La Marea’ Antonio Maestre ha lamentado el despido de Rosa María Miras Puigpinós, la tuitera independentista que llamó “perra asquerosa” a la líder de Ciudadanos en Cataluña, Inés Arrimadas, y a quien deseó que fuese “violada en grupo”.

“Su comentario fue deplorable. Despedir a alguien por lo que hace en su perfil de Facebook en su tiempo libre igual de deplorable“, publicaba Maestre en su cuenta de Twitter, lamentando de esta forma el despido de Puigpinós de su empresa.

También lamentaba que “una mujer anónima ha perdido su empleo después de un comentario terrible y machista sobre Arrimadas”.

El periodista de La Marea calificaba de “indeseables” a aquellos tuiteros que habían condenado el ataque despreciable que había sufrido Inés Arrimadas. “Los agravios que uno sienta se dirimen en los tribunales. Buscar justicias paralelas es propio de indeseables”, afirmaba Maestre en redes sociales.

En este sentido, Maestre defendía que era “compatible sentir asco por el comentario contra Arrimadas y no querer linchamientos”.

Sin embargo, el periodista podemita fue de los primeros tuiteros en pedir el despido del jugador del Atlético de Madrid, Lucas Hernández, después de que fuese detenido por presunta violencia contra su pareja. De esta manera, Maestre contribuía al linchamiento público que tanto ha denunciado contra Puigpinós.

Dos periodistas ultrapodemitas defienden a la independentista que pidió que se violara a Arrimadas
El tuit de Antonio Maestre en el que pedía el despido de Lucas Hernández (Foto: Twitter)

“Arrimadas cometió una tremenda irresponsabilidad”

Otro periodista afín a Podemos que ha cargado contra Arrimadas ha sido Juan Soto Ivars. En un artículo publicado en El Confidencial, Ivars ha defendido a la independentista que deseó la violación en grupo de Arrimadas. Justifica el periodista que en Twitter las mujeres “suelen ser objeto de comentarios sexuales depravados que harían sombra a lo más asqueroso que haya recibido nunca un hombre”.

El periodista acusa a la dirigente de Ciudadanos de haber “cometido una tremenda irresponsabilidad” al denunciar el ataque que sufrió vía Facebook. Ivars afirma que “si Arrimadas quería desahogarse, cosa comprensible, debería haber ocultado la foto y los apellidos de esa mujer”.

La diputada echó a una desconocida al sistema de justicia paralela más cruel del siglo XXI: la ira de las redes, el enjambre donde una gota de odio produce un tsunami y donde el castigo por cualquier crimen, real o falso, es imposible de controlar”, añade Ivars en su artículo.

El periodista de El Confidencial no sólo arremete contra Arrimadas por dar a conocer los insultos despreciables que sufrió. También califica de “miserable” a todos los que lo compartieron en las redes sociales. “En menos de lo que se tarda en tuitear ‘miserable’, decenas de miles marchaban con antorchas hacia la autora del comentario“, escribe Ivars.

Comprensivo con la tuitera independentista, el periodista se pone en su piel: “Con su nombre y apellidos dispersándose por toda la red, le va a ser difícil volver a trabajar”.

“Yo no sé si esa mujer merece que le hundamos la vida entre todos. Y vosotros tampoco lo sabéis, pero se la vais a hundir”, concluye Ivars, culpando a los usuarios de Twitter por toda esta polémica, en lugar de hacer una defensa a ultranza de Arrimadas.

Últimas noticias

Lo más vendido