Vienen curvas

mercados-inversores
Wall Street (Foto. Getty)

El concepto del aplanamiento de la curva de rendimiento de los bonos americanos es muy sencillo y está sucediendo actualmente: lo que ocurre es que la diferencia entre las rentabilidades de los bonos de corto plazo y los bonos de largo plazo disminuye hasta que llega a ser cero, lo que viene a ser la misma rentabilidad del bono corto como del largo. Tal como se ve en el gráfico, la rentabilidad del bono americano a 10 años y la de 1 año es igual, 2,4505%.

Vienen curvas

¿Por qué ocurre? ¿Cómo puede ser que la inversión a 10 años rinda lo mismo que una a 1 año? Puede haber diversas razones: una está relacionada con la inflación, en concreto, con la expectativa de que a futuro la inflación caiga. Los inversores a largo plazo pretenden que la rentabilidad recoja la pérdida de valor futuro de la inversión ocasionada por la inflación. Esta prima o plus requerida en la rentabilidad a largo plazo disminuye cuando la inflación no preocupa, o lo que es lo mismo, que no se cree que se vaya a incrementar. Otra razón versa sobre anticiparse a una ralentización del crecimiento económico. También puede ocurrir el aplanamiento cuando existe una expectativa de subida de tipos a corto plazo por parte de la Reserva Federal.

Si la curva se invierte, los tipos de interés a largo plazo son menores que los de corto plazo, y no es muy habitual. Históricamente, una curva invertida en numerosas ocasiones precede un periodo de recesión. Los inversores creen entonces que los tipos van a ser aún más bajos en el futuro que actualmente. Realmente, la inversión de las curvas de tipos ha ocurrido sólo 8 veces desde 1958. En 2/3 de las ocasiones se produjo una recesión al cabo de dos años.

¿Y qué razón es la que pensamos que produce este aplanamiento de la curva actual? Claramente es la rebaja de las perspectivas de crecimiento de la economía por parte de la Reserva Federal en su última reunión la semana pasada y el efecto que derivará en los tipos de interés, que no es otro que que finalmente no haya más subidas de tipos a lo largo de este año 2019. Esto se traduce en: dos subidas menos de lo esperado en la última reunión de la Reserva Federal en diciembre 2018. La causa es la preocupación por una posible ralentización de la economía, lo que ha ocasionado este movimiento brusco de la curva a cómo está hoy.

La curva todavía no se ha invertido… pero el primer paso es el aplanamiento de la misma. Veremos a ver qué pasa, ¡pero no tiene buena pinta!

Arantza Virós Usandizaga
Socio-Director Neo Inversiones Financieras, EAFI, S.L.

Temas

Lo último en Economía