Industria del automóvil

Semana negra para el automóvil: Nissan, Ford o Mercedes aumentan la preocupación por el sector

Abril, el mes más negro para el automóvil: el sector pierde 3.704 matriculaciones cada día
Automóvil

El sector del automóvil español ha vivido una semana complicada tras conocerse varias noticias que han supuesto un duro golpe para la automoción. Además de confirmarse que Nissan paralizará la producción en su planta de Barcelona, lo que supondrá en torno a 3.000 puestos de trabajo directos, Mercedes y Ford también han estado en el centro de la polémica, mientras la preocupación de los trabajadores y los ciudadanos no hace más que aumentar.

Por su parte, la dirección de Ford Almussafes (Valencia) firmó este jueves con UGT y CCOO el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que afecta a 350 trabajadores de la planta valenciana por la bajada de la producción y que, según estos sindicatos, «evita despidos traumáticos». De este modo, la firma de este ERE se produjo el mismo día que el fabricante japonés de automóviles Nissan anunció el cierre de su planta de Barcelona.

Por otro lado, la dirección de Mercedes de Vitoria ha comunicado también esta semana su intención de reducir su capacidad de producción de vehículos para este año porque las previsiones de pedidos no se están cumpliendo y ha decidido cerrar la planta en agosto, mes en el que los trabajadores disfrutarán de sus vacaciones. Así lo confirmó el presidente del comité de empresa, Igor Guevara, después de mantener una reunión con los directivos de la planta en la que trabajan alrededor de 5.000 personas.

El Gobierno llega tarde

La ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, confirmó este viernes que el Ejecutivo trabaja «de forma intensa» en la elaboración de un plan de impulso a la automoción ya que, a su juicio, es un sector «tractor» de la economía española. Sin embargo, esta noticia ha sido anunciada tras una semana en la que el sector automovilístico ha sufrido un importante revés, del que ahora le costará recuperarse.

Montero subrayó que este programa tendrá en cuenta «todos los retos» a los que se enfrentan los fabricantes en la actualidad y los bienes que adquirirán los consumidores. «A través del plan de reconstrucción y a través de la política propia que va a realizar el Gobierno de España, automoción va a ser uno de los sectores prioritarios», sentenció Montero.

«Nissan llevaba tiempo trasladando esta cuestión y el Ministerio de Industria ha estado trabajado sin descanso y continúa haciéndolo para intentar que la firma se replantee esta cuestión», reivindica la portavoz del Gobierno.

Protestas

Durante la jornada del viernes unos 200 trabajadores de Nissan cortaron la Gran Via en L’Hospitalet de Llobregat (Barcelona) para protestar contra el cierre de las plantas catalanas. Los trabajadores, que cortaron ambos sentidos de la marcha, gritaron consignas como ‘Guerra, guerra, guerra, la Nissan no se cierra’ mientras aplaudían a los vehículos que les manifestaban su apoyo con el claxon.

El secretario general del PP, Teodoro García Egea, calificaba esta semana como «temeridad» del Gobierno el cierre de la planta de Nissan en Barcelona. En una entrevista, García Egea se refirió a medidas como las restricciones sobre el diésel o la cuarentena a los turistas extranjeros que han hecho «grave» daño a la economía española, y que tienen como consecuencia este tipo de cierres.

La Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac) considera que el cierre de las plantas que tiene la firma automovilística supone una «dolorosa llamada de atención» para todas las administraciones públicas respecto de la situación de la industria de la automoción en España. Así lo manifestó el director general de la organización, José López-Tafall, que calificó como «indispensable movilizar ya, de manera muy urgente, recursos para contener esta situación».

Noticias positivas

La nota positiva esta semana la ha dejado Renault, que este mismo viernes anunció que su nuevo plan de ahorro de costes no contempla la reducción de su producción en sus fábricas españolas (Valladolid, Palencia y Sevilla) y tampoco el cierre de ninguna de sus plantas ubicas en territorio nacional. Así lo señaló el presidente de Renault, Jean-Dominique Senard, en una rueda de prensa ‘online’ para presentar este nuevo plan con el que la compañía pretende reducir sus costes en 2.150 millones de euros hasta 2022.

El objetivo de este nuevo programa hasta 2023, que tendrá un coste de unos 1.200 millones de euros, es devolver la competitividad a la compañía y garantizar su desarrollo a largo plazo en el marco de la alianza Renault-Nissan-Mitsubishi.

Lo último en Economía

Últimas noticias