El drama laboral de España

La segunda ola del covid-19 irrumpe con más de 688.000 personas que continúan en ERTE y sin trabajar

La segunda ola del covid-19 irrumpe con más de 688.000 personas que continúan en ERTE y sin trabajar
Casi 700.000 personas siguen en ERTE.

La segunda ola del coronavirus irrumpe de nuevo en la economía española y el escenario de partida no es nada buen0: España tiene aún a 872.218 personas en ERTE por covid-19, de las que 688.906 tienen el empleo completamente suspendido. Es decir, que del total de las personas que siguen beneficiándose de estos expedientes de suspensión de empleo extraordinario -que no computan en las cifras de desempleo- el 78% está en la práctica ‘parado’, ya que cobra una ayuda pública y no trabaja. El resto (182.312 personas) sigue en ERTE pero ya trabaja algunas horas de su jornada laboral.

Mientras tanto, el Gobierno apura los plazos y -a menos de una semana de que caduque la legislación que permite a todos estos trabajadores a los que se les ha suspendido su empleo cobrar ayudas públicas- sigue sin llegar a un acuerdo con los sindicatos y con los empresarios para extender esta medida, como sí han hecho economías como Alemania.

Aunque el peor momento para el mercado laboral -y para las oficinas de empleo que gestionan estas prestaciones- se produjo en pleno confinamiento, el nuevo rebrote de la pandemia se está produciendo en España con un millón de personas más que hace un año cobrando prestaciones, subsidios, rentas agrarias y otras ayudas.

Si se observan las cifras del mes de agosto aprobadas por el Ministerio de Trabajo que dirige Yolanda Díaz, el número de beneficiarios de la protección por desempleo en España ascendía a 2,92 millones de personas. Aunque la cifra se ha reducido levemente durante el verano -por el empleo temporal generado a pesar de la crisis que está sufriendo el turismo- indica que España sufre una grave crisis laboral de la que tardará tiempo en salir.

Por ejemplo, con respecto al mismo periodo del año anterior -un dato que sí que es más representativo que la variación intermensual- España ha duplicado el número de personas que reciben una prestación de paro contributiva (es decir, que se han disparado un 100,6% los perceptores de ayudas laborales a las que han generado ‘derecho’ durante su vida laboral). De hecho, hay más de un millón de personas más (1,014 millones, en concreto) que están cobrando una prestación de paro y no trabajan, según las cifras que maneja Trabajo.

El perfil de los beneficiarios del paro: más mujeres que hombres y personas de mediana edad

Las personas beneficiarias de subsidios por desempleo se han disparado en un año un 17,2%. Sin embargo, sí que se ha reducido el número de personas que se benefician de las rentas y el subsidio agrario (un 5,9%) y la renta activa de inserción un 8,1%.

El 54% de los beneficiarios de la prestación de paro son mujeres y el 46% son hombres, según las cifras de agosto. Por edades, los jóvenes menores de 30 años representan el 13% del total y la mayoría recibe una prestación contributiva. De todas formas, el tramo de edad más mayoritario entre las personas que cobran el paro es el que oscila entre los 30 y los 44 años. Más de la mitad de ellos recibe una prestación contributiva.

Los beneficiarios de prestaciones por desempleo extranjeros son 368.200 y representan el 12,51% del total. Aunque según la proporción media, de cada 100 beneficiarios de la protección por desempleo 13 son extranjeros, en provincias como Almería, Lleida, Huelva, las Islas Balares y Girona se encuentra por encima de los 20 de cada 100.

Lo último en Economía

Últimas noticias