Banco Santander comunica el bloqueo de varias cuentas vinculadas con actividades terroristas

Santander
Fachada de una sucursal de Banco Santander.

En cumplimiento de las normas antiterroristas, la filial británica de la entidad ha tenido que bloquear varias cuentas propiedad de clientes investigados

Se trata de dos ciudadanos británicos señalados por el servicio especial antiterrorista norteamericano

Banco Santander ha informado al regulador de los mercados norteamericano, la SEC, de que posee en Reino Unido dos cuentas de ahorro y una cuenta corriente de dos clientes que han sido calificados como ‘Terroristas Globales Especialmente Designados’ por Estados Unidos. 

El banco de Ana Botín ha hecho este comunicado para cumplir con la Sección 219 de la Ley de Derechos Humanos para la Reducción de Amenazas de Irán y de Siria de 2012. Se indica que los titulares de estas cuentas se dedicaron a “ciertas actividades, transacciones o tratos relacionados con Irán o con personas o entidades designadas de conformidad con ciertas Órdenes Ejecutivas”. Santander UK obtuvo unos beneficios “irrisorios dentro de su actividad global” con estas cuentas. Las actividades que realizó el banco fueron conforme a la ley, destaca, pero aún así se requiere la divulgación de las mismas.

La filial británica es la tercera en importancia por beneficios del banco cántabro después de la brasileña y la española.

Cuentas congeladas

Banco Santander no ha aclarado la identidad de estos investigados, algo que no puede hacer por ley y por protección de la identidad de los mismos, pero sí ha indicado a la SEC que tiene dos cuentas corrientes congeladas para dos nacionales del Reino Unido designados por los Estados Unidos en el marco del programa de sanciones SDGT.

Las cuentas mantenidas por cada cliente se han congelado desde su designación y se mantuvieron congeladas durante los primeros tres trimestres de 2018. Las cuentas están en mora de 1.844 libras y actualmente están siendo administradas por el Departamento de Recobro y Recaudación de Santander Reino Unido, es decir se está tratando de recuperar la deuda. La división de Banco Santander UK aclara que no generó ingresos ni ganancias en esta cuenta durante los tres primeros trimestres de 2018. 

Retirada del mercado iraní

En el mismo comunicado, Banco Santander indica que se encuentra en proceso de salida del mercado iraní, y ya ha tomado medidas como cerrar su oficina de representación en Irán y cesar todas las actividades bancarias, incluidas las relaciones con los corresponsales, la captación de depósitos de entidades iraníes y la emisión de cartas de crédito de exportación.

Sin embargo, aún mantiene una relación comercial con los bancos Sepah y Mellat, dos de los principales del país centroasiático. Con ellos tiene suscritos unos avales para empresas que participan en concursos públicos en Irán, compromisos adquiridos antes de 2007.

Hay que tener en cuenta que Emilio Botín compró en 2004 el Abbey National, sexto banco británico, una adquisición por la que pagó 13.199 millones de los que 12.141 correspondían a la ampliación de capital llevada a cabo para la compra. Junto con el banco, adquirió sus negocios en zonas como Irán, donde la entidad española no estaba acostumbrada a tener negocios.

De hecho, según la información facilitada por el banco, Irán es, junto con Irak, Siria, Afganistán, Libia, Yemen, Mali, República Centroafricana o Corea del Norte, uno de los pocos países donde la entidad española no tiene cobertura.

Sin embargo, añade que no se le permite cancelar sus acuerdos sin pagar un monto garantizado (en el caso de las garantías de desempeño) o perder los montos pendientes adeudados (en caso de los créditos de exportación).

Últimas noticias