GOBIERNO

Sánchez activa el ‘plan B’: ordena pactar la reforma laboral con Cs mientras Díaz negocia con el PNV

El 'no' que sus socios de ERC y Bildu ya han comunicado a Pedro Sánchez, pese a las concesiones que el Gobierno estaba dispuesto a hacer, han obligado a activar el 'plan B' para salvar la convalidación de la norma laboral

Los diez cambios claves de la reforma laboral aprobada por el Gobierno

El PNV pone contra las cuerdas a Sánchez por la amenaza del ‘no’ a la reforma laboral

Ciudadanos indultos
Arrimadas y Sánchez en Moncloa en una imagen de archivo. (Foto: Pedro Ruiz)

La reforma laboral, si se aprueba, deberá ser con los votos a favor de Ciudadanos y el PNV. La fecha elegida para el debate en el Congreso es el 3 de febrero. Los socios de investidura de la coalición socialcomunista ya han trasladado a Moncloa que no votarán a favor, si no hay cambios más profundos en la norma, y Pedro Sánchez ha activado ya el ‘plan B’. El PSOE negocia con Ciudadanos mientras Yolanda Díaz lo hace con el PNV.

Como en otras ocasiones en las que el Gobierno no tenía garantizados los apoyos, el PSOE se arrima al partido naranja para lograr los votos suficientes que les permita convalidar el real decreto ley. Y los de Inés Arrimadas, que hace meses que no pintan nada en la política española, se dejan querer a cambio de prácticamente nada. A coste cero para la coalición que, gracias a sus diez diputados, se evita un fracaso parlamentario.

Sánchez ha ordenado a los suyos sacar adelante la convalidación con la fórmula Ciudadanos – PNV, hecho que le permitiría no tener que tocar ni una coma del texto aprobado en Consejo de Ministros y consensuado con los sindicatos y la patronal. Y es que los empresarios ya han avisado que, de tocarse algo de lo firmado, su apoyo podría decaer. A los naranjas, según explicó su portavoz parlamentario Edmundo Bal, les gusta la nueva reforma laboral.

Pero para que el real decreto se convalide mediante el ‘plan B’ socialistas y podemitas necesitan sumar, además de C’s, al PNV  y a los partidos minoritarios. Más País, Teruel Existe, Coalición Canaria, el PRC y Navarra Suma ya han manifestado su intención de votar a favor. Los peneuvistas pretenden no irse de vacío.

Mientras en el caso de la formación naranja son la vicepresidenta Nadia Calviño y el ministro Félix Bolaños los que tratan de amarrar los votos de Arrimadas y su grupo, algo que según fuentes socialistas ya está muy avanzado, con los de Iñigo Urkullu y Andoni Ortuzar negocia la ministra de Trabajo y Economía Social Yolanda Díaz. La gallega está hablando con los vascos de cesiones mediante la modificación de otras normas.

En concreto, según señalan fuentes del entorno de Díaz, corroboradas por Sabin Etxea, lo que negocia la coalición con el PNV es la prevalencia del convenio autonómico a través del estatuto de los trabajadores. Los de Ortuzar han advertido que no habrá apoyo, ni abstención «táctica» a la reforma laboral, ni «un dejar pasar» si el texto que se presenta al trámite parlamentario no recoge la demanda de los jetzales. Una petición asumible sin tocar el texto marco de la reforma.

Las exigencias de ERC y Bildu, sin embargo, son mucho menos viables. Los separatistas catalanes y vascos piden meter mano a lo sustancial de lo que aprobaron sindicatos y patronal. Y aunque el PSOE estaba dispuesto a pequeños retoques, no lo está a traspasar líneas rojas que pongan en peligro el apoyo de todos los actores que han suscrito el acuerdo que obligó a Díaz a negociar durante varias semanas.

Lo último en Economía

Últimas noticias