Bancos

Caixabank endurecerá las condiciones laborales de sus futuros directores de oficina

Siguen las negociaciones con los sindicatos para el ERE de Caixabank. El banco desgrana cómo quedarán las categorías de oficinas.

Caixabank endurecerá las condiciones laborales de sus futuros directores de oficina
Interior de una oficina de Caixabank de Family Store

La negociación del ERE de Caixabank continúa en sesiones maratonianas de los representantes de la entidad junto a los sindicatos. Además de negociar los 2.157 despidos propuestos, preocupa en los sindicatos la intención de cambiar las condiciones de los empleados que se queden. Este jueves el banco ha dado más información sobre cómo van a cambiar las categorías de oficinas, lo que redundará en un empeoramiento de condiciones laborales para los nuevos directores de las sucursales que tengan una menor rentabilidad. 

En el informe técnico que presentó la entidad a los trabajadores la pasada semana se apuntaba claramente a las remuneraciones de los empleados: se aseguraba que cobran más que el resto de empleados de banca, y concretamente los directores de oficina notablemente más que otros directores de oficina de la competencia.

Según informan fuentes sindicales, la propuesta del banco es simplificar las categorías de oficinas de Caixabank y clasificarlas según su rentabilidad. Si actualmente hay 12 tipos de oficinas, pasaría a  haber tan sólo tres: la categoría A, la B y la C, siendo la categoría A la de las oficinas con más volumen y margen (apenas un 10%), la B la intermedia (un 40%) y la C la que engloba a las oficinas menos rentables (50% del total, concentradas muchas de ellas en núcleos rurales).

Los nuevos directores que formen parte de una oficina C no tendrán derecho a pluses de los que sí disfrutarán los de oficina A

Con el nuevo modelo de retribuciones que propone el banco, y que sólo funcionaría para los nuevos directores de oficina, los que fueran designados en oficinas de categoría C dejarían de cobrar una serie de pluses que actualmente sí que tienen reconocidos y que bajarán ostensiblemente su salario. No obstante, sólo los nuevos directores estarán sujetos a las nuevas condiciones, lo cual asegura una transición escalonada hacia el nuevo modelo. Según UGT, que no ha querido cuantificar de cuánto recorte salarial estamos hablando, el sueldo de un director de oficina B o C quedará "muy por debajo" de lo que cobran actualmente.

De esta forma, los empleados no podrán perder los pluses consolidados, pero sí que quedan en riesgo los pluses relacionados a la oficina, lo que también condiciona el nivel salarial del director y del subdirector. El ahorro de los pluses en más de 3.000 oficinas supondrá un menor gasto muy importante.

De igual modo, la propuesta de la entidad es que los pluses llamados de "consolidación" y de "gestión" desaparezcan para los nuevos empleados, y los que no lo tengan consolidado. "Quien los tenga los mantendrá, pero ya nadie más conseguirá tenerlos", indican desde la unión sindical.

Las ‘store’ serán todas oficinas A

Según han indicado las fuentes de UGT, las oficinas calificadas como A serán todas ‘store’, donde Caixabank emplea un nuevo modelo de atención al cliente más personalizada y que abrirán dos días por la tarde. Unas 360 oficinas tendrán la categoría A, mientras que las otras 3.300 se repartirán entre las categorías B y C.

Con respecto al horario, los negociadores de Caixabank han propuesto una flexibilidad por la que se abra martes y jueves por la tarde utilizando la misma plantilla, lo cual significa que los empleados se repartirán entre los que abran jueves y los que abran martes, siempre según fuentes sindicales.

En su reparto de despidos, Caixabank ha acumulado 477 en Madrid mientras no ha hecho ninguno en Barcelona.

Lo último en Economía

Últimas noticias