Black Friday

Policía y Asociaciones de Consumidores alertan sobre el peligro de las trampas del Black Friday

Muchas empresas inflan los precios las semanas previas al Black Friday

Los usuarios denuncian las estafas a través de Asociaciones de Consumidores

Policía y Asociaciones de Consumidores alertan sobre el peligro de las trampas del Black Friday
imagen7-interior

El Black Friday ofrece promociones y grandes oportunidades en muchos productos y numerosas marcas, sin embargo, esta jornada también tiene aspectos negativos y empresas que utilizan la euforia consumista generada en torno a este acontecimiento para aprovecharse del cliente dando lugar a lo que muchos ya conocen como el ‘Black Fraudey’.

Estas empresas inflan los precios las semanas antes de la llegada del Black Friday para así poder camuflar  como rebajas o promociones las bajadas de precios de esta jornada. Esto provoca que el cliente tenga la sensación de un descuento real en los precios que finalmente resulta en un ‘ahorro inexistente’ para el consumidor.

Cada vez son más los usuarios que protestan ante estas situaciones ya sea a través de asociaciones de consumidores como son la OCU o Facua o a través de sus propias redes sociales donde incluso se comparten fotos de algunas de estas ‘estafas’. La Policía Nacional investiga páginas web que imitan a las oficiales con rebajas y promociones falsas  para engañar a los consumidores y robarles el dinero y ha querido dar una serie de consejos a través de sus redes sociales. Además la Policía recomienda ser precavidos con los pagos online y verificar con nuestras entidades bancarias las compras realizadas a lo largo de esta semana.

Policía y Asociaciones de Consumidores alertan sobre el peligro de las trampas del Black Friday
Tweet de la Policía Nacional alertando sobre las estafas en la jornada del Black Friday

Muchas empresas ofrecen un servicio de chat de actuación inmediata que ponen a disposición del consumidor

La abogada de Legalitas Inmaculada Carrillo en declaraciones a este diario ha explicado que, “cuando nos encontramos con publicidad engañosa, productos defectuosos o entregas que se retrasan el cliente debe acudir en primer lugar a la oficina de atención al cliente. Las empresas están obligadas a tener este departamento y por lo general la mayoría de los conflictos se resuelven en este ámbito sin tener que recurrir a las vías legales.»

A la hora de solucionar una posible estafa de estas características resulta más sencillo hacerlo si la empresa es española o Europea. Cuando se trata de un país externo a la Unión Europea los trámites se complican, la solicitud puede demorarse en el tiempo y finalmente puede terminar sin una solución.

Carrillo señala que, «depende totalmente de la compañía. Hay empresas con un gran servicio de atención al cliente, como es el caso de Amazon, que dispone de un chat de actuación inmediata donde resuelven las dudas del consumidor y les atienden en cualquier petición. Sin embargo, existen otras compañías que tardan más tiempo, no cuentan con un servicio posventa o incluso rechazan admitir cualquier tipo de responsabilidad en el incumplimiento de las condiciones de venta». 

El aumento de las compras online durante los últimos años ha agudizado el ingenio de los estafadores que ya han profesionalizado sus técnicas de engaño y encuentran en internet la plataforma perfecta para desarrollarlas. Phising, spamming, vishing… son solo algunos de los nombres aplicados por la Policía para designar a estos métodos de compra virtual que parecen aumentar cada año.

Lo último en Economía

Últimas noticias