Gobierno Pedro Sánchez

Navantia teme que la «crisis» naval con Arabia Saudí perjudique los contratos de mantenimiento

Navantia
Navantia (Foto: EP)

Navantia reconoce la "crisis" del naval con Arabia Saudí y confía en las gestiones del Ministerio de Defensa y el Embajador español para su resolución aunque evita pronunciarse, por el momento, sobre la comparecencia de la ministra, Margarita Robles. La empresa teme que los futuros contratos de mantenimiento, su principal fuente de ingresos en la actualidad, puedan verse condicionados por la incidencia.

Miembros del Comité de Empresa de la empresa pública, dependiente de la SEPI, confirman a OKDIARIO que Sánchez tiene "las manos atadas" en este tema por sus socios de Gobierno -fundamentalmente PNV y Podemos- y lamentan que, tras la reunión del pasado lunes en Moncloa con los líderes sindicales del sector, y a pesar de la tranquilidad transmitida al respecto, la postura del líder del Ejecutivo no haya sido tajante sobre la política española en materia de industria militar.

"Oficialmente se afirma que no hay ningún problema con Arabia Saudí en este tema y se llama a la total tranquilidad" aseguran los miembros del Comité de Empresa consultados por OKDIARIO, quienes sin embargo manifiestan que el escenario entre los trabajadores es de "calma tensa".

Los empleados de Navantia temen ya no por la carga de trabajo en juego en materia de construcción de barcos de guerra, sino en la auxiliar vinculada al posterior mantenimiento de los buques que, aseguran, "es el principal foco de beneficios en este momento y lo que garantiza la continuidad del modelo de negocio de la empresa pública a largo plazo".

Y recuerdan el caso de Noruega donde hay trabajadores desplazados para la reparación, mejora y actualización de los barcos, entregados en 2009. Estrategia que esperan replicar en la sede de Navantia ya abierta en Riad, una vez que se inauguren los astilleros propios del reino wahabita, fecha que coincidirá con la botadura oficial de la última corbeta a entregar (y que fabricada íntegramente, en los muelles de San Fernando, se desmontará en grandes bloques para enviarse desde España a la capital saudita donde se volverá a ensamblar).

"El problema está en la hipocresía" reflexionan desde el Comité de empresa "el PIB de España se apoya en buena medida en la industria naval militar, donde teconológicamente somos de los mejores a nivel mundial, y armamentística, pero eso de cara al público no interesa decirlo" aseguran. "La realidad es que si nosotros no vendemos a Arabia Saudí, otros les venderán el producto. Y si no lo vendemos a los árabes tendremos que venderlo a otros países, estamos en lo mismo" añaden.

Las cifras de la industria armamentística

La industria armamentística representa en España aproximadamente un 1% del Producto Interior Bruto del total de la economía y oscila entre los 7.500 a 11.000 millones de euros de facturación. Con un volumen de negocio que superó los 10.000 millones y generó más de 55.000 empleos (directos e indirectos) en el ejercicio 2017.

En el caso concreto de de Arabia Saudí, el volumen total de compras en este sector ascendió a más de 270 millones de euros, los cuales se destinaron casi íntegramente a la adquisición de material destinado al aprovisionamiento de sus Fuerzas Armadas y de la Policía local.

La inversión de Arabia Saudí en materia militar se concentró en 2017 en la adquisición de un avión de transporte, por valor de licitación de 55,5 millones de euros, y varios repuestos y reparables para aeronaves de transporte y reabastecimiento en vuelo, "made in Spain".

Lo último en Economía

Últimas noticias