El PNV se abstiene

La izquierda y los nacionalistas catalanes prohíben el ‘fracking’ en España con la oposición del PP

Fracking
'Fracking'

Todos los grupos parlamentarios de la oposición, menos el PNV que se ha abstenido, han votado a favor de pedir al Ejecutivo la prohibición del “’fracking’ por todo el Estado” por los riesgos que supone para el medio ambiente y las personas. La proposición no de ley ha sido llevada por el PSOE a la Comisión de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, se trata de la segunda ofensiva de los socialistas para enterrar esta práctica en España.

La propuesta socialista ha sido aprobada con 22 votos a favor, mientras que el PNV se ha abstenido y el PP ha votado en contra. La iniciativa busca pedir los cambios legislativos pertinentes para prohibir el empleo de las técnicas de la fractura eléctrica, más conocida como ‘fracking’, en toda España “con pleno respeto a las competencias autonómicas”, según la propuesta. El economista Javier Santacruz cree que "prohibir el ‘fracking’ es una barbaridad y, en particular, en países donde hay una gran dependencia energética".

Por su parte, Juan Enrique Cadiñanos, analista de Admiral Markets UK, explica a OKDIARIO que la prohibición del ‘fracking’ en territorio patrio podría “incrementar el número de desempleados, pérdida en cuanto al comercio interno y externo y pérdida de clientes potenciales para las empresas que se encarguen de dicha actividad”. Además, añade el experto que tendría “consecuencias negativas para el Producto Interior Bruto (PIB) y el Producto Nacional Bruto (PNB) ya que influye directamente en nuestra economía, aunque es cierto que no es uno de nuestros pilares principales de negocio”.

El ‘fracking’ ha sido una de las armas arrojadizas entre el Gobierno central y las comunidades autónomas que se ha opuesto a promover esta práctica en sus autonomías. El Ejecutivo ha legislado a favor del ‘fracking’ para impulsar su desarrollo, incluso, el Ministerio de Industria puso en marcha la concesión de 1% del beneficio del proyecto al propietario de los terrenos en los que se hace la actividad. El Gobierno aprobó una reforma de la Ley de hidrocarburos para incluir medidas de carácter tributario sobre el ‘fracking’ con el objetivo de repartir los beneficios de los trabajos entre las comunidades, los ayuntamientos y los propietarios.

Cadiñanos señala que las entidades “han evolucionado mucho en cuanto a medidas de seguridad, pero la no llegada de dichos permisos o cancelación de los mismos ha hecho que algunas empresas que veían la posibilidad de hacer negocio con el ‘fracking’ echen el cierre”. Por su parte, Borja Matilla desde Hanseatic Brokerhouse, aclara que considerando el ‘fracking’ como una alternativa realmente efectiva para una creciente producción de petróleo, el uso de esta técnica ha dado un aumento de producción y con ello una mayor proporción de petróleo para alimentar a una demanda estable”. Y añade Matilla que una supuesta prohibición les eliminaría esta alternativa “tan famosa y útil para el sector estos últimos años, eliminándoles una buena alternativa para hacer crecer su producción”.

Por su parte, Sara Carbonell desde CMC Markets apunta que en su día algunas empresas extranjeras intentaron instalarse en España, “pero con la caída de los precios el negocio dejó de ser rentable, además nunca encontraron el apoyo por parte de las administraciones por lo que la mayoría no desarrolló su actividad”. Aun así, mostrando disparidad de opiniones, la analista explica que si hay una prohibición de esta alternativa “el impacto no se notará porque casi no hay negocio”.

Compañías como Repsol, Gas Natural, Endesa y Enagás "se verían perjudicada por dicha prohibición en la parte nacional", señala Cadiñanos. Y en el seno internacional, prosigue, compañías como la estadounidense Heyco, la canadiense BNK y la norteamericana San Leon, algunas de las cuales han decidido salir del país.

El PSOE ha defendido la suspensión cautelar de las prospecciones, así como establecer una moratoria en cualquier proyecto o permiso de investigación, hasta que no se prohíba esta técnica, que incluya "todos los permisos o peticiones" de autorización para realizar investigaciones, prospecciones o explotaciones que estén en trámite en la actualidad. Segundo intento de los socialistas para que el ‘fracking’ se quede en el olvido. Hoy por hoy, hay algunos proyectos en trámite administrativo, uno de ellos en Burgos y en Cantabria. Además, algunas empresas han mostrado su interés en buscar gas en Castilla La Mancha y el País Vasco.

Los socialistas piden, además, que se deroguen todos los artículos que favorezcan la exploración, investigación, explotación de hidrocarburos mediante esta técnica para garantizar la salud pública y el medio ambiente. Fernando Ferrando, vicepresidente de Fundación Renovables, declara que la posición de la mayoría del parlamento “es bienvenida e incluso si la extrapolan al carbón, aún sería más aplaudida”.

Además, Ferrando explica que "no es posible comparar las condiciones de explotación en los Estados en los que se permite en EEUU con España" por varias razones. Entre ellas el experto en energía señala que, para empezar, en EEUU "la propiedad o explotación del subsuelo está ligada a la propiedad de la superficie lo que supone un grado de libertad a la hora de decisión y de repercutir ingresos muy diferente".

Con respecto al impacto en el medio ambiente, el presidente de Fundación Renovables aclara que a la distribución de la propiedad y baja densidad, "se une una regulación muy laxa en cuanto a los estudios de impacto ambiental, de hecho las primeras instalaciones se hicieron sin normativa". En definitiva, concluye Ferrando el ‘fracking’ ni siquiera es rentable, salvo que esto sea el país sin ley, y además tiene efectos perjudiciales". 

 

Lo último en Economía