Elecciones Generales 2015

Los inversores temen que el PSOE lidere una coalición de izquierdas con Podemos

Jordi Sevilla junto a Pedro Sánche
Jordi Sevilla junto a Pedro Sánchez. (Foto: EFE)

La economía española tiene todos los ingredientes para convertirse en uno de los principales países receptores de inversión. El PIB crece a un ritmo superior a un 3%, el país avanza hacia el equilibrio presupuestario y el desempleo está reduciéndose a una velocidad de vértigo.

Sólo hay un problema: los inversores todavía no saben quien será el presidente del Gobierno los próximos cuatro años y el escenario que se plantea tras las elecciones genera la posibilidad de un pacto de fuerzas de izquierda que modifique el rumbo de la política económica española.

La crisis de las economías emergentes y el hundimiento del precio de las materias está suponiendo una modificación de las decisiones de inversión, llevando el capital hacia economías desarrolladas que, aunque más maduras, garantizan una rentabilidad moderada a medio plazo. España es uno de esos países y el mercado espera a la configuración del nuevo Ejecutivo para traer capital a nuestro país, pero hasta entonces las inversiones están congeladas.

Según indica un estudio de Ernst&Young (EY), realizado a partir de encuestas a 1.400 directivos, las empresas preparan una explosión inversora en España en el primer semestre de 2016, siempre que se despeje la incertidumbre política. Así lo reflejó el socio director de Transacciones de la consultora, Rafael Roldán, en la presentación del estudio.

Según EY, el volumen de compras y fusiones empresariales en España se ha desplomado un 70% en los dos últimos meses. Entre octubre y noviembre de 2014 hubo 183 operaciones de 8.183 millones de euros, frente a las 96 compras y fusiones por valor de 2.274 millones del mismo periodo de 2015.

Respecto al mercado bursátil, los datos de XTB muestran que en los últimos dos meses el principal selectivo español, el Ibex-35, ha perdido un 10% respecto a la media anual. Los analistas apuntan a que este hecho se produce por “la decisión de los fondos institucionales de esperar a después de los comicios” para decidir si siguen apostando por el mercado español.

Lo que esperan los inversores es que exista un entorno adecuado para poder traer su dinero a España y eso pasa por evitar políticas confiscatorias que eleven el esfuerzo fiscal de las familias y empresas, aumentando al mismo tiempo el gasto público en una economía hiperendeudada.

Los peores temores de la City y Wall Street

En esta línea, las dos publicaciones de referencia en materia económica consideran que la estabilidad pasa por un Gobierno en el que el PP sea acompañado por Ciudadanos. The Wall Street Journal y The Economist temen que una eventual coalición entre PSOE y Podemos suponga un giro de 180 grados, revirtiendo las reformas emprendidas en la Legislatura que ahora acaba.

Los dos medios de comunicación resumen la visión de la City londinense y del principal mercado bursátil del mundo, en del Estados Unidos, que esperan a conocer el nombre del próximo inquilino de La Moncloa para saber si España será la locomotora de Europa también en 2016 o si, por el contrario, perderá el vigor como consecuencia del cambio de política económica.

En España, el diario Expansión reflejaba en un editorial esta semana que las empresas temen el “riesgo Podemos”. A este respecto, explicaba que “inquieta principalmente la posibilidad de que un partido radical como Podemos, con un programa económico involucionista, pueda tener ascendencia sobre el futuro gobierno”.

De ahí que “las empresas y bancos hayan debido incluir entre sus advertencias a los inversores sobre los riesgos futuros de la economía española el escenario de un vuelco electoral en el que la formación de Pablo Iglesias tuviese un papel protagonista”. A tenor de los resultados electorales estos temores pueden cumplirse.

Últimas noticias