"No reflejan de forma fiel la realidad del mercado laboral"

Un informe interno de Hacienda cuestiona la credibilidad de los datos de paro de Yolanda Díaz

Yolanda Díaz
Yolanda Díaz, ministra de Trabajo.

Hasta el Gobierno admite, en un documento interno del Instituto de Estudios Fiscales (IEF) de la secretaría de Estado de Hacienda, que sus datos de paro no son válidos para mostrar la realidad del mercado laboral español. Y de paso desmiente las afirmaciones de la ministra de Podemos, Yolanda Díaz, que dijo que «los ERTE no son paro».

En el preámbulo de un documento que se utiliza para explicar las medidas del Ejecutivo para combatir la crisis del coronavirus, el IEF explica que las cifras de paro registrado del segundo trimestre situaban en abril el número de desempleados en 3,83 millones de personas pero que «estos datos no reflejan de forma fiel la realidad del mercado laboral al no recoger el elevado número de trabajadores afectados por ERTEs (expedientes de regulación temporal de empleo) -que la Seguridad Social cifra en casi 3,5 millones de trabajadores-«.

Según el documento oficial de Hacienda, «estos trabajadores, pese a no computar estadísticamente como parados, pues presumiblemente volverán a sus puestos de trabajo en cuanto la actividad económica recupere tracción, perciben entretanto una prestación por desempleo». «Así el número total de beneficiarios de prestaciones por desempleo creció de 2.109.487 a finales de marzo hasta casi 5.197.451 en abril», remacha el informe oficial del departamento que dirige María Jesús Montero. Es decir, que una parte del Gobierno valida que hay más de cinco millones de parados en España en realidad.

Aunque el documento, «actualizado a 29 de junio de 2020», no incluye ni los datos de mayo ni de junio de paro registrado que ya ha publicado el Ministerio de Trabajo -que muestran un empeoramiento aún mayor del desempleo-, contradice de forma categórica las afirmaciones de la ministra de Trabajo de Podemos, Yolanda Díaz, que dijo en pleno estado de alarma lo siguiente: «Los ERTE no son parados, los ERTE los hemos hecho para no destruir empleo. Por eso la Comisión Europea quiere emular el modelo español porque es una especie de dique que impide que no se despida a gente. Los ERTE no son paro, piensen que están de alta, por lo tanto no están en paro».

Es llamativo que Día dijera que el modelo español es el que quieren emular en la UE cuando las cifras de paro en España oficiales ya son las peores de toda la Unión Europea, aún sin incluir los ERTE. De hecho, España tiene más parados que 19 países de la Unión juntos y el triple que Alemania, la locomotora europea.

El paro real en España se mantiene, con las últimas cifras disponibles de junio, por encima de las siete millones de personas pese al fin del estado de alarma y a que lo peor de la crisis económica está por llegar. ¿La razón? Muchas empresas que estuvieron en ERTE y que ahora no pueden despedir echarán a parte de su plantilla en un futuro -cuando la ley se lo permita de nuevo- y otras muchas tendrán que echar el cierre -ya han desaparecido 100.000 empresas-.

3,86 millones de parados oficiales, 7,2 millones de desempleados reales

De acuerdo con los datos del SEPE facilitados por el Ministerio de Trabajo a cierre de junio había en España 3,86 millones de parados. La cifra es un 0,1% superior a la del mes anterior, 5.600 parados más, pero se trata de junio, tradicionalmente un mes favorable para el empleo. No se producía una subida del número de parados registrados en este mes desde 2008.

Al número de parados registrados hay que sumar las personas que todavía están afectadas por un ERTE debido a que sus empresas han decidido mantenerse cerradas pese al fin del estado de alarma. Se trata de bares, restaurantes, hoteles… todo lo relacionado con el turismo y los servicios. A fecha de 30 de junio, todavía hay 1,83 millones de personas en ERTE, según Trabajo.

Aunque en junio han salido de esta situación y se han incorporado al trabajo 1,1 millones de personas, el número de afectados por este tipo de expedientes todavía es elevado pese a que ya se han terminado el estado de alarma y el confinamiento, y ha vuelto la actividad aunque con restricciones.

Y junto a los parados y los incluidos en un ERTE, los autónomos. Según los datos facilitados por ATA, a cierre de junio quedaban 1,5 millones de autónomos cobrando la prestación por cese de actividad. Este colectivo se ha reactivado en junio y ha crecido la afiliación a la Seguridad Social en el RETA, pero lo peor está por llegar. Lorenzo Amor, presidente de ATA, ha advertido de que el problema para los autónomos llegará a partir de octubre si no se amplían los ERTE y las ayudas.

En conjunto, a cierre de junio hay en España 7,2 millones de parados reales justo cuando empieza la crisis del coronavirus. Instituciones españolas y europeas señalan que el PIB se va a desplomar en el segundo trimestre por encima del 20% y que a partir del segundo semestre va a repuntar por la mejora de la actividad tras el cierre total de marzo a junio.

El propio Lorenzo Amor, presidente de la mayor organización de autónomos del país, ATA, y vicepresidente de CEOE ha reconocido a este diario que entre julio de 2020 y marzo de 2021 habrá una nueva oleada de destrucción de emprendedores en el país. Se espera un «otoño negro».

Lo último en Economía

Últimas noticias