Iberdrola mantiene la batalla con Siemens de cara a la junta de Gamesa

Iberdrola
Ignacio Sánchez Galán, presidente de Iberdrola en Davos. (Foto. Iberdrola)

La Junta de Accionistas de Siemens Gamesa de este viernes apunta a que será recordada por mucho tiempo. Las espadas entre la alemana Siemens, dueña del 59% de la filial eólica, e Iberdrola, segundo accionista con un 8%, están en todo lo alto por la acusación de la eléctrica española de que Siemens no está cumpliendo los acuerdos de fusión de 2016.

Hace unos días, Iberdrola comunicó a la CNMV que había incluido en el orden del día de la Junta de este viernes varios puntos para someterlo a votación de los accionistas. Entre ellos, la ratificación de la sede de la sociedad en España y un reforzamiento del gobierno corporativo de la sociedad en materia de operaciones vinculadas.

Fuentes de la eléctrica explican que en la Junta de este viernes se presentarán ante notario esas dos peticiones. El motivo es que en el corto espacio de tiempo que están gestionando los alemanes Gamesa se han producido numerosos cambios ceses de directivos españoles y nombramientos de ejecutivos alemanes en sustitución.

OPA por el 100%

"Queremos que sea una ratificación de la españolidad de la empresa, tal y como se firmó en los acuerdos de fusión de 2016", explican. Hay que recordar que la CNMV eximió a la alemana de lanzar una OPA por la totalidad de Siemens a cambio de que se garantizase un gran proyecto industrial español.

Iberdrola se apoya en que Siemens ha cambiado ya dos veces la cúpula de la compañía, poniendo al frente de la segunda línea ejecutiva a directivos alemanes que ni siquiera conocen el idioma o el derecho español.

Respecto a la segunda cuestión, Iberdrola busca "reducir el riesgo de los minoritarios", como la propia Iberdrola, en caso de operaciones que decidan los gestores alemanes incluso al margen del consejo de la eólica.

El pacto parasocial firmado en junio de 2016 establece mecanismos para romper el pacto y que Iberdrola venda su 8% a 22 euros por título -y si cotiza a más, un 30% de prima-. Sin embargo, fuentes de Iberdrola niegan que eso esté sobre la mesa.

Respuesta de Siemens

Por su parte Siemens ha hecho público este jueves que podría tumbar esas propuestas con su mayoría porque no está en discusión cambiar la sede a otro país y porque ya existen los suficientes mecanismos internos para vigilar las operaciones.

Siemens se ratifica en que está cumpliendo totalmente el pacto parasocial firmado en 2016 y amenaza con utilizar su mayoría para tirar abajo estos dos puntos. De nada serviría por tanto que Iberdrola haya conseguido atraer a los fondos accionistas hacia sus tesis.

Es el último pulso de Iberdrola a la gestión de los alemanes en la filial eólica.  Una convivencia que está resultando imposible y que se escenificará este viernes en la Junta de Accionistas, en Zamudio (Vizcaya).

Lo último en Economía

Últimas noticias