Guerra abierta entre aerolíneas y aeropuertos por el exceso de pasajeros borrachos

Hombre bebe alcohol en un bar.
Hombre bebe alcohol en un bar.

La Autoridad de la Aviación Civil británica informó recientemente de un aumento del 600% en los incidentes con pasajeros violentos en Reino Unido entre 2012 y 2016, y en gran medida por el abuso de las bebidas alcohólicas. Un hecho, el de los pasajeros ebrios, que enfrenta a aerolíneas con aeropuertos: las aerolíneas reclaman una mayor responsabilidad a los aeropuertos a la hora de controlar esta problemática, mientras que los aeropuertos, por el momento, recuerdan que también se consume alcohol en los aviones.

Los beneficios por restauración subieron para Aena un 17% en 2016. Un hecho que suele tumbar toda propuesta relacionada con la venta de alcohol en los aeropuertos. Y es que son las aerolíneas las que más sufren la problemática que supone la violencia de un pasajero borracho. Por ello, compañías como Ryanair ya han lanzado campañas para evitar un elevado consumo de alcohol a bordo, mientras ha exigido a las autoridades británicas que adopten medidas.

Hace un par de años, Ryanair se vio obligado a desviar su vuelo de Luton a Bratislava hacia Berlín porque seis británicos que celebraban una despedida de soltero fueron arrestados por la policía alemana por una grave pelea.

También easyJet ha tenido varias polémicas, a destacar la de una pasajera que dio un puñetazo al piloto cuando le pidió que desalojara el avión destino Chipre por su estado de embriaguez.

Por todo esto, muchas aerolíneas ya piden una mayor responsabilidad y exigen medidas como prohibir la venta de alcohol en todos los bares y restaurantes a partir de una determinada hora o limitar el número de bebidas por pasajero.

Reino Unido parece ser el foco principal de personas ebrias en aeropuertos; de hecho, las detenciones de pasajeros borrachos aumentaron un 50% en sólo un año según la BBC, que subrayó que entre febrero del año pasado y pasado febrero de 2017, fueron 387 las personas arrestadas por ese motivo.

Además, según la cadena británica aproximadamente un 50% de la tripulación que participó en una encuesta reconoció haber visto a pasajeros borrachos teniendo “comportamientos conflictivos”.

El año pasado el ministro de aviación Tariq Ahmad reconoció plantearse una reforma de la venta de alcohol en los aeropuertos tras una sucesión de incidentes que protagonizaron pasajeros ebrios, según The Guardian. Las medidas que planteó Ahmad pasaban, por ejemplo, por recortar los horarios de venta de alcohol en aeropuertos.

Lo último en Economía