Banco de España

La declaración de Fernández Ordóñez en el juicio de Bankia en diez frases

miguel-angel-fernandez-ordonez
Miguel Ángel Fernández Ordóñez. (Foto: EFE)

ha detallado cómo el proceso de integración de cajas que dio origen a la entidad fue correcto, al tiempo que ha recordado la magnitud de la crisis para la que nadie estaba preparado.

Ordóñez ha explicado que él no estaba “en el detalle, en el día a día” del trabajo sobre las cajas y los bancos, labor que correspondía a los equipos destinados en cada entidad.

Y estos equipos le trasladaban una visión general, de conjunto, de la situación de la cajas, de la que el organismo dedujo la necesidad de que las cajas abordaran procesos de fusión (sip) que no siempre eran bien recibidos.

En concreto, se ha referido a las reticencias del presidente de Bancaja, José Luis Olivas, que en principio defendió que la caja valenciana podía subsistir sola.

Luego se demostró que esto no era así, en gran parte debido a que el sistema financiero español tuvo que hacer frente a “tres crisis, una nacional procedente de estallido de la burbuja inmobiliaria, otra financiera tras la caída de Lehman Brothers y, finalmente, la mayor que ha conocido el mundo desde la II guerra Mundial”, ante la que los bancos y cajas españoles no estaban, en todo caso, en una mala situación.

Las cajas representaban la mitad del sistema financiero español, y de ellas apenas una treintena, “el 25 %”, son las que no podían “continuar en solitario y sin llevar a cabo planes de reestructuración”.

Entre las declaraciones más relevantes que ha ofrecido hoy Fernández Ordóñez a la fiscal Carmen Launa destacan las siguientes:

– “Yo no estaba, yo no se nada”, ha asegurado en relación al cambio en la valoración de BFA en junio de 2012, un 200 % inferior a la efectuada por AFI y Ernst&Young un año y medio antes, de 13.836 millones de euros.

– “Fue una sorpresa para todo el mundo que Bankia publicara sus cuentas sin informe de auditoría”.

– “De la dimisión de Rato” -el 7 de mayo- “me enteré por la prensa, era un lunes y yo el viernes estaba al habla con la entidad, y la idea era seguir hablando”.

– “Nadie estaba preparado para algo así, pero es que la realidad no fue una situación estresante, sino que fue un hundimiento monstruoso”.

– “Yo escribía siempre el mismo artículo y le cambiaba el título”, en referencia a sus colaboraciones en prensa en los años 2003 y 2004, en las que alertaba sobre el nivel excesivamente bajo de los tipos de interés, que alentaron de la burbuja inmobiliaria.

– “La salida a bolsa de Bankia, desde el punto de vista de la supervisión y de la comisión ejecutiva del Banco de España, era razonable, en ese momento nos pareció bien; si nos hubiese parecido mal, nos hubiésemos opuesto. Pero el resto, yo que sé”.

– “El problema que había es que se trataba de presidentes ‘políticos’, como José Luis Olivas o Rodrigo Rato”, éste ultimo junto con el exministro de Economía Luis de Guindos o el expresidente de la Comunidad de Madrid Ignacio González, opciones que se barajaron para presidir Caja Madrid “perfectamente honorables pero sin experiencia en el sector”.

– “A veces en los directivos de las cajas había intereses de otro tipo, como seguir en sus puesto y cobrando, aunque no digo que ese fuera el caso de José Luis Olivas”.

“El Banco de España no lo sabe todo, ésa es la labor de los gestores, a los que hay que preguntar, creo, es a los gestores”; al organismo le corresponde “detectar lo que no se ha hecho, pero no dice nunca nada; hay cosas que no entiendo ni cómo se hacen, entiendo la filosofía, pero hay que preguntar a quien lo hizo”.

– “Es como si me dicen que usted se va a morir a la salida porque le puede caer encima un teja, y muere, pero no por ese motivo”, sobre los informes del inspector José Antonio Casaus que puso en duda la viabilidad del Grupo.

Últimas noticias