Motor

La crisis industrial del automóvil se ceba con Cataluña: cierres y centenares de despidos en siete plantas

La crisis industrial del automóvil se ceba con Cataluña: cierres y centenares de despidos en siete plantas
La crisis industrial del automóvil se ceba con Cataluña: cierres y centenares de despidos en siete plantas

La crisis del coronavirus ha asestado un golpe sin precedentes al sector del automóvil, que tras meses de parón no consigue recuperar el pulso previo a la pandemia. Un escenario que se está cebando de lleno con los fabricantes del mundo del motor con factorías en Cataluña, ya que desde marzo -momento en el que se dispararon los casos positivos por covid- se ha producido cierres y despidos en siete compañías: Nissan, Nobel Plastiques, Acciona Facility Services, Faurecia, Robert Bosch, TE Connectivity y Sant Gobain.

La primera en hacerlo fue Nissan. El fabricante automovilístico japonés anunció a finales del mes de marzo el cierre de su factoría de Barcelona, dejando en la calle a más de 23.000 familias, a pesar de que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, llamó a la calma en enero asegurando que el fabricante automovilístico no cerraría en Barcelona.

No obstante, Nissan y los sindicatos alcanzaron un acuerdo para el cierre de las plantas de la automovilística en Barcelona en diciembre de 2021, que prohíbe los despidos forzosos hasta esa fecha y se compromete a buscar un nuevo inversor para las plantas de Nissan en Zona Franca, Montcada i Reixac y Sant Andreu. Por el momento, cuatro empresas internacionales -dos fabricantes de vehículos y otras dos de baterías para coches eléctricos- han mostrado interés en sustituir a la compañía japonesa.

Reguero de despidos por el cierre de Nissan

Sin embargo, detrás de los 3.000 empleados directos de la firma nipona están las 23.000 personas que dependen de la instalación y que ya sufren los efectos de la clausura con la presentación de los primeros expedientes de regulación de empleo (ERE) por el adiós compañía. Este es el caso de Acciona Facility Services, que ha ejecutado el despido de unos 500 trabajadores en la planta que Nissan tiene en la Zona Franca de Barcelona, a los que ha abonado la indemnización mínima legal prevista -20 días por año trabajado con un máximo de doce mensualidades-.

Además, se espera que el listado se amplíe en las próximas semanas con ajustes en otras de las subcontratas que prestan servicio dentro de la instalación: ISS, Howa Tramico, MMM, Gestamp, Valeo, Sumitomo, Hutchinson y Flexngate.

Un cierre más en Barcelona

Otro de los cierres más sonados de la industria del automóvil en Cataluña fue el del fabricante de componentes Nobel Plastiques Ibérica -que paró la producción de Renault durante semanas-. Un anuncio que ha cogido por sorpresa a 200 trabajadores de la planta de Sant Joan Despí, que ya han ratificado el acuerdo sobre el ERE.

En el marco del acuerdo se han pactado para los 200 trabajadores de la compañía, entre fijos y contratados, unas indemnizaciones de 50 días por año con un máximo de 190.000 euros. Asimismo, incorpora un convenio especial de cotizaciones con la Seguridad Social para las personas que tengan de 55 años en el momento de salida hasta que cumplan los 61 años.

Faurecia despide a 160 trabajadores

La compañía de componentes de la automoción Faurecia ha planteado al comité de empresa de su planta en Abrera (Barcelona) el despido de unas 160 personas, más de la mitad de la plantilla. Los sindicatos han denunciado la situación que califican de «exagerada» porque los trabajadores llevan medio año acogidos a un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) y han convocado una asamblea para activar movilizaciones.

Atribuyen la decisión de la dirección de la filial de la firma francesa a la pérdida de volumen de producción por no adjudicarse el salpicadero y la pintura del nuevo modelo de Seat León, lo que supondrá para Faurecia una pérdida importante de facturación, aunque ello no quita que conserve otros contratos con la filial de Volkswagen.

A ello se ha sumado las perspectivas a futuro, puesto que un 18% de la facturación de Faurecia depende de la multinacional Nissan, de manera que un 10% de la plantilla de una de las dos fábricas trabaja en las líneas de producción de los paneles interiores para varios modelos de la japonesa.

El motor se desangra en Cataluña

La situación de Faurecia se suma a la débil situación del sector de la automoción en Cataluña. Este mismo viernes se ha conocido que la representación sindical y la dirección de Robert Bosch llegaron a un principio de acuerdo sobre el ERE presentado por la empresa para cerrar la planta de Castellet. Un acuerdo que garantiza el mantenimiento de la actividad en la planta hasta el 30 de noviembre de 2021 y sin despidos traumáticos hasta que no finalice este periodo.

Pero no se trata del único conflicto que ha estallado en los últimos días. TE Connectivity comunicó la decisión de la multinacional de cerrar la planta de Montcada i Reixac y en la que trabajan 248 personas por el impacto de la crisis del coronavirus. No obstante, el proceso de desinversión ha sido progresivo y en el 2019 la firma ya efectuó un ERE de 94 empleados.

Lo último en Economía

Últimas noticias